La superioridad de la raza aria

jueves, 30 de abril de 2015

Foto: Martin Wieland
Él le estaba explicando pormenorizadamente los factores y características que justificaban la superioridad de la raza aria. Le hablaba de que era la única raza portadora de valores eternos. Le razonaba la necesidad de la creación de una gran nación aria gobernada con mano de hierro. Le diseñaba sobre un mapa el espacio vital que precisaba esa gran nación. Le advertía sobre quiénes eran los enemigos que conspiraban contra la misma. Le devaluaba la importancia del individuo y sobrevaloraba la importancia del pueblo. Ella giró la cabeza, sonrió y lo fulminó. Mark Twain: "La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa".

Mar de dudas

miércoles, 29 de abril de 2015

Foto: Steven Lyon
De niña jugaba en su playa y miraba el mar como algo limpio e infinito. Con los años, periódicamente, algún barco pirata, sin velas ni cañones por banda, pero con veneno en las bodegas, vertía sobre su playa oro negro sin brillo ni quilates. Estaba cansada del falso progreso y harta de la mentira global, aunque no iba a consentir que la amargura de la catástrofe la llevase a la locura. Desde hacía un tiempo tenía preparadas las maletas para abandonar su playa en cualquier momento. No quería irse a otro país, quizás a otro planeta.

Dom Pérignon

martes, 28 de abril de 2015

Foto: Frank De Mulder
Iban a celebrarlo con Dom Pérignon. Esa botella y su amor habían tenido vidas paralelas. Después de tres años de heladas, una floración hasta mediados de junio y un verano tórrido con tormentas aisladas, la madurez óptima había dado lugar a la mejor cosecha. Después de veinte años de ocultación, la botella, como su amor, había contenido la efervescencia. Ahora iban a descorcharla sin ruido, como marcaba la etiqueta, como había marcado siempre la obligada discreción. Pero ya nadie iba a impedir que se vertiese la espuma desbordada y que cada burbuja chispease por sus labios y sus pieles. Iban a beberse sorbo a sorbo hasta embriagarse de placer.

Simpatía y empatía

Foto: Rebecca Tillett
Muchos creen, sin reflexionar, que la cara es el espejo del alma, ella no. Ella sabe que son demasiados los que en vez de cara llevan careta. Muchos le dicen que es simpática con todos, lo cual es cierto porque su modo de ser la hace atractiva y agradable a los demás. Es simpática porque no es egoísta, porque comparte su risa. Ella sabe que la simpatía o es espontánea y mutua o no es simpatía. Algunos le dicen que es empática con todos, lo cual no es cierto porque no se identifica afectivamente con el estado de ánimo de muchos de ellos, ni falta que le hace. No hay que confundir simpatía con empatía.

Hablar con los ojos

lunes, 27 de abril de 2015

Foto: Gregory Blake
Ella hablaba poco, pero sus ojos lo decían todo. Sus ojos no estaban hechos para la lágrima fácil, sino para la rebeldía, para la rebeldía con causa. Podía mirarte a los ojos, frente a frente, y mandarte al infierno sin mediar palabra. Cuando ella levantaba los ojos todo alrededor se estremecía. Cuando ella cerraba los ojos todo alrededor se adormecía. Conservaba los ojos de niña, pero ella y el mundo estaban cambiando demasiado deprisa. Si te fijabas en sus labios antes que en sus ojos cometías un grave error.

Descalza

Foto: Artofdan
Ella se había acostumbrado a caminar descalza, ya no le dolían los pies. Era optimista, sino iría calzada. Intentaba alcanzar el cielo mirando al horizonte, pero con los pies en el suelo. Pisaba la tierra, pero vigilaba que nadie le quitase la tierra bajo los pies. Otras tenían miedo a caminar descalzas, porque veían serpientes donde no las había. Ella pisaba firme la tierra, porque tenía la tierra tendida a sus pies. Prefería tener la tierra tendida a sus pies que a los hombres rendidos a sus pies. Prefería pisar a pisotear.

Un poema en tu costado

domingo, 26 de abril de 2015

Foto: Ella Knight
Ahora que me dejas escribir un poema en tu costado, me cuesta escoger qué versos tatuar para siempre en tu piel. Tienen que ser versos cortos, pero cortos de larga duración. Tienen que ser versos que encajen en tu cuerpo, pero en tu cuerpo el lenguaje se convierte en escultura. Tienen que ser versos que den respuestas a lo que buscas, pero tú no haces preguntas. Tienen que ser versos amargos, pero con una pizca de dulzura. Ahora que me dejas escribir un poema en tu costado, no me atrevo, no soy nadie para hacerlo. Sólo tú puedes escribirlo, yo me conformaré con leerlo y releerlo, seguirlo y recorrerlo… cada día.

La bibliotecaria

sábado, 25 de abril de 2015

Foto: Erica Simone
Yo tenía un problema con mi vecina bibliotecaria. Mientras yo discutía sobre el tipo de impuesto con que gravar los libros o si el gravamen de los libros electrónicos debían ser el mismo que el de los libros impresos, ella se limitaba a trabajar en la biblioteca pública del barrio. Sabía dónde estaba colocado cada libro, porque los había colocado todos; sabía el contenido de cada libro, porque los había leído todos; sabía los libros de cada autor, porque los había clasificado todos. Estaba tan absorta en su trabajo que se olvidaba de otros pequeños detalles, detalles que a mí me convirtieron en un asiduo de aquella biblioteca. Yo tenía un problema con mi vecina bibliotecaria… El problema era yo.

Imagen erótica

viernes, 24 de abril de 2015

Foto: Christian Maury
Una imagen puede ser muy erótica sin que muestre partes erógenas del cuerpo. La erotización de la imagen puede subir con la erotización del texto que la acompañe. A veces el texto sobra, basta con la imagen y la imaginación. El erotismo es cosa de la mente, el sexo es cosa del cuerpo. El amor causa tensión, el erotismo la aumenta, el sexo la alivia. Puede haber sexo sin amor, erotismo sin sexo, sexo sin erotismo o erotismo sin amor, pero es difícil que haya amor sin sexo e imposible que haya amor sin erotismo.

Cuestión de edad

Foto: Jean Baptiste Mondino
Ambos estaban dispuestos a estudiar juntos un nuevo guión. Él estaba en una edad en la que no se hacía preguntas, buscaba respuestas. Ella estaba en una edad en la que no fabricaba  sueños, buscaba experiencias. Él sabía que ser joven llevaba su tiempo, no era cuestión de edad. Ella sabía que la madurez no dependía de los años, no era cuestión de edad. Ambos prescindían de la diferencia de edad, era cuestión de los demás.

Actriz secundaria

jueves, 23 de abril de 2015

Foto: Vincent Peters
Nunca la dejaban salirse del guión. No había lugar para la improvisación. Ella era siempre una actriz secundaria, una muy buena actriz secundaria, bastante mejor que muchas protagonistas. Ella no era protagonista de la vida de los demás ni de su propia vida. Ella permanecía siempre en un segundo plano, a pesar de resistir los primeros planos mejor que ninguna. Siempre le ofrecían papeles de amante, a veces la amante fiel, a veces la amante infiel… Como la vida misma.

El cuello mao

miércoles, 22 de abril de 2015

Foto: Phillip Ritchie
Cuando su madre le regaló su primera camisa de cuello mao, no podía imaginar que su hija acabaría siendo maoísta. Cuando le explicó la conveniencia de una imagen austera, sin las solapas ni dobleces de los cuellos clásicos, no podía imaginar que su hija acabaría siendo una defensora de la austeridad social, pero también de la dictadura del proletariado, la revolución cultural, la guerra popular y la guerra de guerrillas. Los consejos maternos (no meterse en líos, no preocuparse por la política, no fumar…) tuvieron efectos contrarios. Ella se hizo revolucionaria para que no hubiese personas dominadas, oprimidas, sometidas, como su madre, a la que adoraba.

Envidiable y envidiada

martes, 21 de abril de 2015

Foto: Andrey Razoomovsky
Ella sabía que cuando pasaba los demás se giraban, miraban, se asombraban, envidiaban. Ella sabía que era digna de envidia, pero no por ello era presuntuosa, era presumida. Ella sabía que para ellos era envidiable, apetecible, codiciable, deseable, inalcanzable. Ella sabía que para ellas era envidiada, admirada, censurada, criticada, imitada. Ella sabía que, si la envidia derivaba en rencor y el rencor en rumor, los envidiosos tenían un complejo de inferioridad que ella ponía en evidencia. Ella sabía que no la insultaban a ella, se insultaban a sí mismos.

Un mar de dudas

lunes, 20 de abril de 2015

Foto: Steven Meisel
Él dudaba entre la conveniencia del matrimonio y el matrimonio de conveniencia. Él dudaba de que el matrimonio cerrase el paréntesis que había abierto una larga etapa de noviazgos y amoríos múltiples. Él dudaba de que dos fuesen suficientes para llevar bien un matrimonio, que harían falta por lo menos tres. Él dudaba sobre lo que decía Chesterton: "Sólo el bígamo cree de verdad en el matrimonio". Él dudaba de las palabras griegas (monogamia, bigamia, poligamia). Ellas no dudaban de que él, hiciese lo que hiciese, acabaría arrepintiéndose.

El gato en la ventana

domingo, 19 de abril de 2015

Foto: Matt Blum
Yo tenía un problema con la vecina de enfrente. Antes, todos los días, cuando salía el sol, ella recibía al sol desnuda sobre el alféizar de la ventana. Me obligaba a madrugar, pero me animaba el día. Ella era una atrevida, yo no me atrevía más que a contemplarla, sin que ella me viese (o eso creo). Yo tenía un problema con la vecina de enfrente que me iba a obligar a cambiarme de casa… Hasta que alguien le regaló ese maldito gato por el cual la vecina tiene siempre las persianas bajadas. Yo tenía un problema con la vecina de enfrente, ahora tengo un problema con el gato de la vecina de enfrente… El problema soy yo.

Jogging

sábado, 18 de abril de 2015

Foto: Hans Feurer para Vogue
Recomendación de endocrinólogos y nutricionistas: para quemar las calorías de un bombón, caminar 20 minutos. Caminar, a un ritmo de 6 kilómetros por hora, 20 minutos por día, para quemar un bombón por día, dejando de comer bombones cada día. Antes de caminar, hacerse con unas cómodas zapatillas de marca, con una ropa deportiva de firma, con unas gafas new fashion y, si acaso, con unos cascos de última generación, para incentivar el consumo en los centros comerciales e incentivar la autoestima y el autocontrol. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Caminar es una opción, hay otras.

Oníricas

viernes, 17 de abril de 2015

Foto: Steven Meisel para Vogue
No estaban vestidas, pero eran atractivas. No estaban desnudas, pero eran sensuales. No estaban adornadas, pero estaban maquilladas. No estaban peinadas, pero estaban desmelenadas. No eran inaccesibles, pero estaban alejadas. No eran libres, pero estaban liberadas. Aparecieron ante él y él no supo qué hacer: seleccionar, separar, agrupar, sumar, restar, multiplicar, rezar, pecar, disfrutar, escapar… Despertó asustado de aquella experiencia onírica, precisamente por falta de experiencia.

Vaqueros rotos

miércoles, 15 de abril de 2015

Foto: Ilya Rashap
Alguno dirá que los vaqueros forman parte de la cultura universal, aunque son originales de la cultura estadounidense. Los vaqueros se usan, se desgastan y se rompen, como los idiomas. Pocos hispanohablantes de los que usan vaqueros saben que la RAE ha admitido "bluyín" para referirse a los "blue jeans". Pocos ecologistas de los que usan vaqueros saben que un solo pantalón en su ciclo completo (plantación de algodón, fabricación, lavados) consume casi 1.000 litros de agua, cuando en el mundo hay 1.000 millones de personas que no tienen acceso al agua potable. Por supuesto, la correlación es demagógica.

El látigo de la indiferencia

Foto: Ilya Rashap
Ella no lo castigaba con el látigo de la indiferencia, lo castigaba con el látigo del desprecio. Lo castigaba por el deseo no realizado, por el desdén, por la desgana. Lo castigaba por amar sin exceso, por la cordura, por la mesura. Lo castigaba por la contención, por la corrección, por la moderación. Lo castigaba con el látigo de la penitencia, porque él no había comprendido que la falta de pecado era pecado.

Derechos de autor

Foto: Szymon Brodziak
Ella les había hecho unas fotos artísticas. Las colgó de su muro avisando del copyright. Comenzaron a circular por la red sin la más mínima referencia a la autora. Los derechos de autor están entre los derechos humanos fundamentales, recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. No respetarlos es no respetar ni al autor ni a su obra. Para los creyentes es pecado, por infringir el mandamiento de "No robarás". Cierto que algunos espabilados han hecho del copyright un negocio. No se trata de pedir permiso y pagar por cada foto que se cuelga, se trata de citar al autor.

Ajustes

martes, 14 de abril de 2015

Foto: Phillip Ritchie
Expresión de pánico primaveral: "¡Tengo que entrar en ese vestido!". Expresión difícil de comprender. En un vestido no hay que entrar. En la primera acepción del diccionario, un vestido es para cubrir el cuerpo. En la segunda, un vestido es un traje enterizo de mujer. Una mujer enteriza, es decir, de una sola pieza, no se preocupa por entrar en un vestido, lo desliza sobre su cuerpo para cubrirlo total o parcialmente y, si no se ajusta, lo regala, lo tira o lo destroza. Una mujer no enteriza, al no entrar en el vestido, se pone a dieta, anda, corre, nada o vuela. A algunas les da por cavilar, a otras por la cavitación.

Desnuda o tatuada

Foto: Phillip Ritchie
Ella acepta la playa nudista como acepta su cuerpo. Acepta su cuerpo como parte de la naturaleza, como el sol, el mar o la arena. Acepta su cuerpo como acepta los cuerpos de los demás en un lugar donde la convivencia es igualitaria. Acepta su cuerpo en un lugar donde la desnudez elimina la discriminación de los cuerpos por género. Acepta su cuerpo sin tabúes. Los tabúes no están en los cuerpos sino en las mentes retrógradas. Cuando las mentes retrógradas gobiernan ayuntamientos pueden promulgar ordenanzas arcaicas, pero acaban perdiendo los pleitos respectivos en los tribunales. "Señoría, no va desnuda, va tatuada".

Desnuda por la playa

lunes, 13 de abril de 2015

Foto: André Brito
Llega el calor y ella se desnuda en una playa, en cualquier playa. Lo hace porque quiere y porque nadie puede impedírselo. Sabe que no hay playas nudistas, hay playas. Sabe que las llamadas playas nudistas lo son por los usos y costumbres, no por la legislación. Sabe que tomar el sol desnuda es una opción, como hacerlo en bañador o tanga minimalista. Sabe que pasear desnuda por la playa no es defender una filosofía vital, es disfrutar del mar y la arena en un lugar donde la ropa no es necesaria. Sabe que el nudismo es sano para el cuerpo y para la mente. Ella lo sabe, si los “textiles” no lo saben, es su problema.

Saber sentarse

domingo, 12 de abril de 2015

Foto: Phillip Ritchie
Desde niña le enseñaron a sentarse, a sentarse con estilo, con clase, con el estilo propio de su clase. Aprendió pronto a sentarse, pero nunca sentó la cabeza. Hizo suyo el estilo de los de su clase, pero lo utilizó a su modo para vivir de un hombre de clase alta y disfrutar de hombres y mujeres de toda clase y condición. Pasados los años, le bastaba con poner la elegancia, el estilo se lo dejaba a su modisto. Ya no era cuestión de estilo, sino de experiencia.

Orgasmo deportivo

sábado, 11 de abril de 2015

Foto: Hans Feurer
Se recomiendan dos prácticas para llevar una vida sana: práctica de actividad deportiva regular y práctica de actividad sexual regular. Regular se entiende como metódica, no como mediocre. Según estudio de la Universidad de Indiana, hay mujeres que llegan al orgasmo mientras practican deporte. Concretamente: la serie de abdominales provoca el 50% de los orgasmos, el levantamiento de pesas el 25%, el yoga el 20%, el ciclismo el 15%, la carrera el 13% y la caminata el 10%. La doctora Herbenick recalca: "Estos datos son interesantes porque demuestran que el orgasmo no es necesariamente un evento sexual". El orgasmo es siempre un evento, doctora.

Batalla horizontal

viernes, 10 de abril de 2015

Foto: Steven Meisel
Ellos están preparados para el campo de batalla. Ellas saben que la guerra no es la que han visto televisada. Ellos están preparados para una batalla vertical. Ellas proponen una batalla horizontal. Ellos dan la batalla por perdida. Ellas acaban robándole el ejército al coronel. Para conquistar no siempre hace falta un ejército.

Vestirse y desvestirse

jueves, 9 de abril de 2015

Foto: Vincent Peters
Los que se visten con la moral son los que se rasgan las vestiduras. A ti te basta con ir bien vestida o medio desnuda. Si vas bien vestida, ellas se dan la vuelta para volver a verte. Si vas medio desnuda, ellos se dan la vuelta para volver a verte. No obstante, tú vas siempre desnuda, aunque vayas vestida de arriba abajo, porque ellos y ellas te desnudan con la mirada. No te importa. De vez en cuando te pones un vestido con la única intención de que alguien te lo quite. Tú eliges, vestidos y amantes.

La sonrisa de Marquita

Foto: Marquita Pring para Vogue
El cuerpo es mensurable, la belleza no. Una mujer alta, con pocos kilos, piernas infinitas, cadera minimalista y clavículas flotantes puede ser una modelo de pasarela. Una mujer con menos altura, más kilos, más curvas, cadera cimbreante y hombros redondeados puede ser un icono de belleza. Por supuesto, una mujer puede ser bella sin ser modelo ni icono. Loable la ruptura de estereotipos, detestable el marketing de ciertas firmas textiles a las cuales importa poco la homologación de tallas, importa nada la salud de las modelos e importa menos que nada la salud de las delgaduchas que compran en sus tiendas. Por cierto, Marquita Pring sonríe porque está perfecta.

La crisis y el glamour

Foto: Jan Scholz
Ella no está hecha para esta crisis. El hundimiento de su entorno no va a traer su hundimiento personal. La ciudad de la producción en cadena ha echado el candado a muchas industrias, pero no es una crisis de producción industrial, sino de especulación financiera. Qué se lo digan a ella, a la que le sobraban contactos en las altas finanzas, otrora hombres de hierro hechos a sí mismos, ahora hombres de paja preocupados por salvarse a sí mismos. Quien piense que ella es un producto de consumo, de usar y tirar, se equivoca. Ella sabe que no es la esperanza lo último que se pierde, lo último que se pierde es el glamour.

En las alturas

miércoles, 8 de abril de 2015

Foto: Jan Scholz
Ella adoraba vivir en aquel ático, no por tener mejores vistas, por tener altas miras. Siempre fue de hablar bajo y vivir alto. Siempre quiso ser el punto más alto de la ciudad. Para llegar a ella había que elevarse a lo más alto. Vivía tan alto que no estaba al alcance de cualquiera. Los que creían que era fácil subir al último piso eran los primeros en probar que cuanto más alto subían más grande era la caída.

Hablando de dinero

Foto: Steven Meisel
Hablan de dinero, no de riqueza, menos de pobreza. Hablan de dinero y política, de alta política. De cómo obtener más dinero de los ricos para seguir controlando la vida de los pobres. De cómo obtener más votos de los pobres para seguir garantizando la protección de los ricos. De cómo convencer a los demás de que el dinero no es lo importante. De cómo convencerse a sí mismos de que lo importante es la diferencia entre dinero pagado y cobrado. De cómo comprar a los corruptos. De cómo vigilar a los ilusos que pretenden gestionar de otro modo el dinero público. De cómo llegar a la conclusión de que el dinero público no existe.

Noche sin bodas

martes, 7 de abril de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Tú no eres una novia convencional. Eres una novia concebida para el pecado, no sin pecado concebida. Antes, necesitabas a alguno, podías haberte casado con uno, pero no soportabas a ninguno. Ahora, soportas a más de uno, podrías casarte con cualquiera, pero no necesitas a ninguno. No te molestan las esposas en sus casas, ni te molestan las esposas en tus muñecas. Ellos desean una esposa como tú, pero prefieren que tú no seas su esposa. El juego de la noche de bodas sin boda, una fantasía irresistible para ellos, para ti es un juego.

Anca

Foto: Jeanloup Sieff
Si es él quien estampa a hierro candente un número en tu anca, te marca como a una más del rebaño. Si es él quien numera las amantes para hacer cuentas del pecado, te capta como a una más de su secta. Si es él quien imprime un número de turno en tu piel, te trata como a una más de su harem. Si es él quien habla de innumerables amores, te incluye como a una más de sus conquistas. Si es él quien promete amor infinito, te miente como a una más de sus esclavas. Si eres tú la que te has tatuado el número para recordarle cuantas veces ha de hacerte el amor cada noche, la cosa cambia.

Los límites de tu espalda

lunes, 6 de abril de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Cuando tu espalda deja de ser el lado oscuro, algunos se atreven a aventurarse por ella. Se creen exploradores, pretenden explorar el más allá y acaban perdiéndose en su amplitud infinita. Se creen descubridores, pretenden descubrir sus límites y acaban precipitándose al vacío. Aunque el filósofo decía: "Todo tiene límites", tu espalda no. Si acaso, los límites de tu espalda los marcas tú.

La procesión

domingo, 5 de abril de 2015

Foto: Martin Wieland
Rebuscó en su armario y quiso cumplir con la indumentaria de Semana Santa. Prescindió de la mantilla de chantilly (la procesión iba a prolongarse hasta la noche). Sacó su collar de perlas (para mujeres mayores que ella). Se puso un vestido negro de luto riguroso y zapatos de tacón riguroso. Un vestido de terciopelo (demasiado ceñido), encaje guipur (demasiado transparente), cuello barco (demasiado abierto), manga larga (demasiado larga), no entero (demasiado corto). Se subió a la Vespa y se fue a la procesión. No comprendió por qué no la dejaron participar. Había pasos, pero no pasos adelante.

De oído

Foto: Igor Koshelev
Él sabe que ella toca de oído, pero es capaz de tocar una sinfonía completa. Le dice primero frases sublimes para hacer volar su imaginación y luego frases soeces para provocar su excitación. Todo lo hace discretamente, susurrando palabras que entran por el oído y van directas al corazón. Todo lo hace sinceramente, buscando el placer sin demasiada explicación. Tal vez en él es más cuestión de estilo que de sinceridad. Lo que no sabe es que el oído se cansa pronto, se aburre pronto.

La vecina de enfrente

sábado, 4 de abril de 2015

Foto: Aleksey Malyshev
Yo tenía un problema con la vecina de enfrente. Cada mañana, temprano, siempre a la misma hora, descorría las cortinas de su habitación y se desperezaba, desnuda. ¡Era una atrevida! ¡Era una desvergonzada! ¡Era una provocadora! Me obligaba a madrugar cada mañana. Me obligó a cambiarme de casa. Yo tenía un problema con la vecina de enfrente… El problema era yo.

Ante el espejo

viernes, 3 de abril de 2015

Foto: Steven Lyon
El espejo reflejaba una realidad, no la realidad. Ella, por un momento, daba la espalda a la vida y miraba esa realidad reflejada. Los demás siempre la veían perfecta, pero ella no se veía a sí misma. Pronto se había dado cuenta de que los demás se caían de espaldas al verla. Pronto había tenido que mirar de frente a la vida. Pronto había tenido que echarse la vida a la espalda. No había tenido tiempo de mirarse al espejo. Ahora lo hacía y lo que veía no le gustaba. Veía que no era lo que habría querido ser, era lo que los demás habían querido que fuese.

Noche de motel

Foto: Vincent Peters
Si los moteles hablaran… Pero, los moteles no hablan, porque la discreción es su razón de ser. En los moteles no hay recepcionistas, botones ni ascensores. Hay coches, aparcamientos y habitaciones (acceso directo). Antes había motos (de hecho, "motel" es acrónimo de "motorist hotel"). Antes los moteles eran de road movie, ahora son de comedia romántica. Antes los moteles eran de película americana, ahora son de guión propio. Antes los moteles eran de carretera nacional, ahora son de periferia urbana. Antes y ahora, el motel y el amor furtivo. ¿Quién no recuerda aquella noche en aquel motel?... ¿O fue un sueño?

Sentido contrario

jueves, 2 de abril de 2015

Foto: Ferdinando Scianna
Iban por el mismo camino, pero no en el mismo sentido. Ella no necesitaba encontrar el camino de la fe para encontrarle sentido a la vida. Es más, iba en sentido contrario. Para ella no tenía sentido la fe de los que caminaban siempre cuesta abajo para cumplir por inercia con sus supersticiones (procesiones, flagelaciones, resurrecciones). Sabía que dejarse ir cuesta abajo al final era retroceder. Cuando la vida parecía no tener sentido, no buscaba en la iglesia el sentido religioso, buscaba en la calle el sentido común.

Miradas

miércoles, 1 de abril de 2015

Foto: Ferdinando Scianna
Hay miradas que acercan y miradas que alejan. Hay miradas que autorizan y miradas que prohíben. Hay miradas que animan y miradas que desaniman. Hay miradas provisionales y miradas definitivas. Hay miradas comprensibles y miradas incomprensibles. Pero, quien no comprende una mirada tampoco comprende una larga explicación sobre ella. No hay que confundir la mirada con la vista. Por lo que se ve en sus miradas, él cree que continúa aquel amor a primera vista y ella está deseando perderle de vista.