Orgasmos discretos

sábado, 8 de agosto de 2015

Foto: Pavel Kiselev
Le enseñaron que el orgasmo era un mito. En cualquier caso, si lo alcanzaba, le dijeron que no hablase de ello. Le pidieron discreción ante todo. Ella escuchó y experimentó. Discretamente, acostumbraba a tener sucesivos orgasmos sin periodos de reposo o refracción. Llegó a ser una maestra del sexo tántrico. Perdía la conciencia en la vorágine del placer y la recuperaba luego como si nada, antes de volver a buscar el placer. Eso sí, a diferencia de sus amantes, no lo comentaba.

0 comentarios: