Desenfreno

lunes, 10 de agosto de 2015

Foto: Andrey Razoomovsky
No recordaba cómo había llegado allí. Recordaba vagamente que había pasado allí la noche. No recordaba cómo salir de allí. Recordaba vagamente que el lujo había llevado a la lujuria. No recordaba qué había bebido, comido, fumado. Recordaba vagamente el cóctel, pero no la proporción de sexo y alcohol. No recordaba ni por qué, ni con quién, ni con cuántos. De joven le habían obligado a frenar sus instintos. El freno condujo al desenfreno, el desenfreno al desencanto y el desencanto al desmadre.

0 comentarios: