Como a una reina

sábado, 1 de agosto de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Querían vestirla como una reina para la ocasión. Le habían jurado que él la trataría como a una reina. Cuando estaba vistiéndose, sola en la habitación reservada para la novia, decidió que no quería reinar, quería gobernar, quería gobernarse. Los cientos de invitados a la boda se quedaron atónitos, boquiabiertos, patidifusos, patitiesos, cuando la vieron aparecer majestuosa desde las alturas y bajar ceremoniosa la escalera con su torso desnudo. No hubo boda.

0 comentarios: