Gimnasio

miércoles, 29 de julio de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Él tenía un cuerpo atlético. Ella tenía un cuerpo serrano. Él machacaba su cuerpo. Ella hacía lo que le pedía el cuerpo. Él trabajaba su cuerpo. Ella trabajaba lo imprescindible. Él practicaba el culto al cuerpo. Ella le daba gusto al cuerpo. Él castigaba su cuerpo. Ella le castigaba a él. Cuestión de gimnasio, cuestión de genética. Todo culto exige sacrificios.

0 comentarios: