Trío

martes, 23 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
En aquel vagón de metro se dio la coincidencia. Los tres se conocían dos a dos, pero no entre sí. Decía Einstein: "Coincidencia es la manera que tiene Dios de permanecer anónimo". Los tres intuían que debían permanecer en el anonimato, al menos mientras durase aquel trayecto. A los tres les daba pereza ser fieles. Los tres pensaban que la fidelidad era la confianza transformada en norma de obligada obediencia. Ninguno de los tres podía exigir fidelidad porque en los tres, y entre los tres (eso sí, dos a dos), había más instinto que amor. A los tres, por un momento, la velocidad les hizo pensar en la posibilidad de un trío. Fin de trayecto.

0 comentarios: