Provocando

jueves, 4 de junio de 2015

Foto: Henrik Purienne
Ella había leído a Albert Camus: "La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación". La provocación la llevaba al esencialismo y éste al minimalismo. Iba recortando progresivamente su ya minúsculo short y lo iba doblando cada vez más por la cintura, reduciéndolo a la mínima esencia. El elemento minimalista, con sus geometrías simples y sus volúmenes rotundos, conseguía el objetivo reiteradamente. Cuanto más acortaba la prenda más se alargaban las miradas. Los mirones, en cuanto comprobaban que la provocación no les otorgaba más derecho que el deleite visual, pasaban del triunfalismo al escepticismo. Ella disfrutaba de la filosofía del absurdo.

0 comentarios: