Maniquí

martes, 9 de junio de 2015

Foto: Konstantin Kirgincev
Algo se ha avanzado, pero la industria del cuerpo es poderosa. Las leyes de comunicación audiovisual prohíben los anuncios televisivos de culto al cuerpo en horario infantil, porque derivan en el rechazo a la propia imagen y en el rechazo social por cuestiones de peso o estética. Sin embargo, a medida que se aproxima el verano, la publicidad sobre productos adelgazantes, cremas reductoras, pócimas mágicas, anticelulíticos meteóricos, potingues milagrosos, dietas exprés, corporaciones dermo-estéticas, intervenciones quirúrgicas, aparatos gimnásticos, salas de fitness, programas de puesta a punto, clases de baile… bombardea a jóvenes y adultos. Todo el país es una gran tele-tienda, con el objetivo de conseguir maniquíes en vez de ciudadanos.

0 comentarios: