La importancia del vermú seco

jueves, 18 de junio de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Ella quedaba con pocos hombres, sólo con los que sabían prepararle un Dry Martini. Desdeñaba al que se lo servía con cubitos de hielo. Rechazaba al que lo removía en vez de agitarlo. Despreciaba al que lo decoraba con una rodaja de limón. Despedía al que se lo servía en vaso de tubo. Sin embargo, aceptaba al clásico que utilizaba con destreza el vaso de mezclas para agitar vermú seco, ginebra y hielo, lo servía en una copa de cóctel enfriada, exprimía la piel de limón por el borde y le añadía una aceituna cruzada. No obstante, de vez en cuando prefería al innovador que se atrevía a cambiar el vermú seco por vermú rojo y a sustituir la aceituna por una cereza de marrasquino.

0 comentarios: