La falsa soledad de la biblioteca

jueves, 11 de junio de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Le gustaba estar a solas con los libros para comprenderse a sí misma, aunque los demás no la comprendiesen. Seleccionaba bien los libros que leía. Hablaba con los autores sobre sus libros. Los autores elegidos la adoraban, porque era tan buena lectora que hacía buenos los libros que leía. A diferencia de los que dicen que leen obras clásicas y no las leen, ella leía obras clásicas y no lo decía, porque le parecía una vulgar presunción. Buscaba aroma en los libros viejos y sosiego en los viejos libros. Buscaba en ellos un fragmento de autobiografía que nunca había escrito. A veces leía para pensar sobre lo que leía y a veces leía para no tener que pensar.

0 comentarios: