La mentira y la prudencia

sábado, 23 de mayo de 2015

Foto: Christa Meola
En la espiral de la mentira prudente de Timur Kuran los espabilados cuentan a la mayoría lo que la mayoría quiere escuchar, porque es más fácil mentir que convencer, dado que la mayoría se mueve más hacia la conformidad que hacia la disconformidad. No hace falta que la mayoría esté convencida de algo, no es momento de convicciones, basta con que una mentira prudente esté difundida para que, dado el conformismo general, se alcance un consenso mayoritario sobre la conveniencia o inconveniencia de algo o alguien. No hace falta que la mentira esté bien argumentada, basta con que esté bien comunicada.

0 comentarios: