El mendigo

lunes, 4 de mayo de 2015

Foto: Don McCullin
La ley es ecuánime, prohíbe dormir en el banco de la calle y en el cajero del banco tanto al rico como al mendigo. El mendigo es aquel que sólo sabe ser mendigo. El mendigo no gasta, cuesta. El mendigo dispone de mucho tiempo libre. El mendigo es un extranjero marginal que invade tu ciudad. El mendigo siempre tiene mal humor y mal olor. El mendigo se emborracha en la calle, no lo hace en su casa o en el bar como los demás. Dar a un mendigo comida que te sobra no es generosidad, es caridad; generosidad es compartir tu comida con él cuando tú también pasas hambre.

1 comentarios:

Felipe dijo...

Ni la encargada ni el jefe comparten comida con nadie, que se lo comen todo el hipopótamo y la foca.