El lujo italiano

jueves, 7 de mayo de 2015

Foto: Martin Wieland
Se habían conocido en una cena de gala. Durante la misma él había intentado impresionarla haciéndole ver que, más allá de su cuidado físico y su estilo exquisito, era un hombre con patrimonio heredado pero con patrimonio aumentado gracias a su habilidad para los negocios. Le había hablado de sus bondades y sus bienes, de sus lobbies y sus hobbies, sobre todo de su pasión por los coches de lujo italianos, de su colección de Maserati y Lamborghini. Ella lo escuchó atentamente durante la cena, el baile y la cama. Madrugó, abandonó la suite, saludó en el hall y se fue para siempre montada en su Vespa… italiana.

0 comentarios: