Ande yo caliente...

jueves, 28 de mayo de 2015

Foto: Jordan Matter
Ella había sobrevivido en la política a pesar de tener una percepción distorsionada de la realidad. Había transmitido euforia desmedida a su entorno inmediato, a modo de afecto complaciente, a modo de optimismo envolvente. Había sido su única estrategia política, una estrategia que llevaba al colectivo al fracaso inevitable. Había creado ese entorno inmediato a su medida. El entorno inmediato no era el entorno ciudadano. Cuando el entorno ciudadano prescindió de ella, confirmando su fracaso, el entorno inmediato se sintió frustrado, se sintió engañado. Pero, ella sobreviviría en la política a pesar de tener una percepción distorsionada de la realidad. Pasaría de aplicar la estrategia de la euforia a aplicarse el refranero: "Ande yo caliente y ríase la gente".

0 comentarios: