Un mar de dudas

lunes, 20 de abril de 2015

Foto: Steven Meisel
Él dudaba entre la conveniencia del matrimonio y el matrimonio de conveniencia. Él dudaba de que el matrimonio cerrase el paréntesis que había abierto una larga etapa de noviazgos y amoríos múltiples. Él dudaba de que dos fuesen suficientes para llevar bien un matrimonio, que harían falta por lo menos tres. Él dudaba sobre lo que decía Chesterton: "Sólo el bígamo cree de verdad en el matrimonio". Él dudaba de las palabras griegas (monogamia, bigamia, poligamia). Ellas no dudaban de que él, hiciese lo que hiciese, acabaría arrepintiéndose.

0 comentarios: