Sentido contrario

jueves, 2 de abril de 2015

Foto: Ferdinando Scianna
Iban por el mismo camino, pero no en el mismo sentido. Ella no necesitaba encontrar el camino de la fe para encontrarle sentido a la vida. Es más, iba en sentido contrario. Para ella no tenía sentido la fe de los que caminaban siempre cuesta abajo para cumplir por inercia con sus supersticiones (procesiones, flagelaciones, resurrecciones). Sabía que dejarse ir cuesta abajo al final era retroceder. Cuando la vida parecía no tener sentido, no buscaba en la iglesia el sentido religioso, buscaba en la calle el sentido común.

0 comentarios: