Mar de dudas

miércoles, 29 de abril de 2015

Foto: Steven Lyon
De niña jugaba en su playa y miraba el mar como algo limpio e infinito. Con los años, periódicamente, algún barco pirata, sin velas ni cañones por banda, pero con veneno en las bodegas, vertía sobre su playa oro negro sin brillo ni quilates. Estaba cansada del falso progreso y harta de la mentira global, aunque no iba a consentir que la amargura de la catástrofe la llevase a la locura. Desde hacía un tiempo tenía preparadas las maletas para abandonar su playa en cualquier momento. No quería irse a otro país, quizás a otro planeta.

0 comentarios: