Hablar con los ojos

lunes, 27 de abril de 2015

Foto: Gregory Blake
Ella hablaba poco, pero sus ojos lo decían todo. Sus ojos no estaban hechos para la lágrima fácil, sino para la rebeldía, para la rebeldía con causa. Podía mirarte a los ojos, frente a frente, y mandarte al infierno sin mediar palabra. Cuando ella levantaba los ojos todo alrededor se estremecía. Cuando ella cerraba los ojos todo alrededor se adormecía. Conservaba los ojos de niña, pero ella y el mundo estaban cambiando demasiado deprisa. Si te fijabas en sus labios antes que en sus ojos cometías un grave error.

0 comentarios: