En las alturas

miércoles, 8 de abril de 2015

Foto: Jan Scholz
Ella adoraba vivir en aquel ático, no por tener mejores vistas, por tener altas miras. Siempre fue de hablar bajo y vivir alto. Siempre quiso ser el punto más alto de la ciudad. Para llegar a ella había que elevarse a lo más alto. Vivía tan alto que no estaba al alcance de cualquiera. Los que creían que era fácil subir al último piso eran los primeros en probar que cuanto más alto subían más grande era la caída.

1 comentarios:

Felipe dijo...

La encargada vive en una buhardilla ilegal.