El cuello mao

miércoles, 22 de abril de 2015

Foto: Phillip Ritchie
Cuando su madre le regaló su primera camisa de cuello mao, no podía imaginar que su hija acabaría siendo maoísta. Cuando le explicó la conveniencia de una imagen austera, sin las solapas ni dobleces de los cuellos clásicos, no podía imaginar que su hija acabaría siendo una defensora de la austeridad social, pero también de la dictadura del proletariado, la revolución cultural, la guerra popular y la guerra de guerrillas. Los consejos maternos (no meterse en líos, no preocuparse por la política, no fumar…) tuvieron efectos contrarios. Ella se hizo revolucionaria para que no hubiese personas dominadas, oprimidas, sometidas, como su madre, a la que adoraba.

0 comentarios: