De oído

domingo, 5 de abril de 2015

Foto: Igor Koshelev
Él sabe que ella toca de oído, pero es capaz de tocar una sinfonía completa. Le dice primero frases sublimes para hacer volar su imaginación y luego frases soeces para provocar su excitación. Todo lo hace discretamente, susurrando palabras que entran por el oído y van directas al corazón. Todo lo hace sinceramente, buscando el placer sin demasiada explicación. Tal vez en él es más cuestión de estilo que de sinceridad. Lo que no sabe es que el oído se cansa pronto, se aburre pronto.

0 comentarios: