Anca

martes, 7 de abril de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Si es él quien estampa a hierro candente un número en tu anca, te marca como a una más del rebaño. Si es él quien numera las amantes para hacer cuentas del pecado, te capta como a una más de su secta. Si es él quien imprime un número de turno en tu piel, te trata como a una más de su harem. Si es él quien habla de innumerables amores, te incluye como a una más de sus conquistas. Si es él quien promete amor infinito, te miente como a una más de sus esclavas. Si eres tú la que te has tatuado el número para recordarle cuantas veces ha de hacerte el amor cada noche, la cosa cambia.

0 comentarios: