Lencería

domingo, 22 de marzo de 2015

Foto: Alisa Verner
Siempre te llevó más tiempo a ti ponerte lencería fina que a él quitártela. Eso pasaba cuando te la ponías para él. Cuando comenzaste a ponértela para ti, él comenzó a pensar que te la ponías para otro. Cuando cambiaste de color, su mundo de color de rosa se vino abajo. Fue entonces cuando él comenzó a regalarte lencería, esa lencería que nunca te ponías.

0 comentarios: