Encadenadas

lunes, 16 de marzo de 2015

Foto: Szymon Brodziac
¡Qué no os engañen, pueden ser joyas y a la vez cadenas! Las cadenas también pueden ser de plata, oro o platino. Si os habituáis a llevarlas puestas hasta no sentirlas, luego no vais a ser capaces de romperlas. Quienes os regalan las cadenas regalando libertad os están encadenando. Luego querrán convenceros de que sólo ellos pueden desencadenaros para devolvérosla. No necesitáis ni cadenas ni joyas, necesitáis algo o alguien que os entusiasme.

1 comentarios:

Felipe dijo...

La encargada está encadenada a la pata de la mesa del jefe y ella no ve la cadena.