Echar un pulso

miércoles, 25 de marzo de 2015

Foto: Steven Meisel
En un momento de tregua, se colocan frente a frente, se miran a los ojos, se disponen a medir sus fuerzas. Reinventan su propia guerra y, como en toda guerra, ambos se juegan su reputación. Él muestra una sonrisa nerviosa, como una muestra más de su soberbia. Ella sabe que no va a ser fácil vencer al soberbio macho que tiene delante, pero se lo ha ganado todo a pulso. ¡Se admiten apuestas!

0 comentarios: