Chanel nº 5

domingo, 22 de marzo de 2015

Foto: Alisa Verner

El encaje no bastó para la seducción. Como Marilyn, acabaste poniéndote sólo unas gotas de Chanel nº 5 para dormir. El nº 5 no recordaba a una flor única, tenía esencias de jazmín, naranjo amargo, rosa, sándalo y vainilla. Era sintético, como tú. El nº 5 se adaptaba a tu piel y viceversa. Él ni lo notó. Era demasiado simple. Recordaste el consejo de Coco Chanel: "Siempre simplificar, nunca añadir"… y simplificaste, prescindiste de él, te adaptaste a otra piel.

0 comentarios: