Gran Reserva

miércoles, 18 de febrero de 2015


Para gustarle a una mujer experta, ha de ser maduro y reservado, equilibrado y armónico, mestizo e híbrido, con cuerpo y aromático. Ella detecta enseguida si es joven, crianza, reserva o gran reserva. Como decía Bacon: "Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos para charlar, viejos autores para leer". Charlar, beber, amar, leer, arder… ahí está el placer. No hace falta ser ambicioso en la búsqueda de la felicidad. A veces el placer es la felicidad de una parte del cuerpo.

1 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...

Cuando llego al Lidl para comprar una caja de tinto gran reserva en promoción, ya no queda ninguna: "un cliente se llevó cuatro o cinco cajas".