El opio adormece

miércoles, 11 de febrero de 2015

Foto: Rafael Roa
Marx: "La religión es el opio del pueblo". Marx no lo dijo así, lo dijo así: "La inquietud religiosa es al mismo tiempo una expresión de la miseria real y una protesta contra ella. La religión es la queja de la criatura oprimida, el corazón de un mundo sin corazón y el alma del desalmado. Es el opio del pueblo". Marx era más respetuoso con la religión que los creyentes con el laicismo. No fue Dios el que creó al hombre a su imagen y semejanza, sino como dice Nietzsche: "Fue el hombre el que creó a Dios a su imagen y semejanza". A unos el opio los hace soñar, a otros los duerme.

0 comentarios: