Culo y cultura

jueves, 12 de febrero de 2015

Foto: Karen Abramyan
Strauss-Kahn en el avión: "¡Quel beau cul!" (¡Bonito culo!). Si lo dice un obrero de la construcción, como piropo de andamio, a una hembra que se contonea de lado a lado de la acera, es expresión de su ignorancia de cuna, su incultura de clase y su machismo de género. Si lo dice un director del FMI, como signo del savoir faire de la izquierda caviar, a una azafata mientras trabaja, es expresión de su cortesía masculina, su acercamiento a la clase trabajadora y su conocimiento de los culos femeninos de todo el mundo. No importa la versión del emisor del mensaje, importa la de la receptora.

0 comentarios: