Alunizando

lunes, 12 de enero de 2015

Foto: Edmond Thommen
A finales de los sesenta todo era pop. Nos hicimos hippies. Alucinamos y alunizamos. Los del Apolo XII llevaron a bordo un calendario Playboy, con una conejita desnuda, un icono pop. Alguien pensó que tres hombres solos a 760.000 kilómetros de cualquier mujer iban a echar de menos la imagen femenina. Metió en la nave el calendario con una modelo mostrando unos pechos escandalosos para 1969. En los siguientes vuelos ya fue costumbre. Décadas después esos calendarios se subastan por miles de dólares. Éramos utópicos, somos materialistas. Éramos lunáticos, somos fetichistas. La luna sigue ahí. Algunos hombres siguen en la Luna. Otros siguen empeñados en tirarle piedras. La mujer sigue sin ir a la luna.

2 comentarios:

Funcio dijo...

Teño moitos funcionarios/as arredor alunizando de seguido, é dicer, vendo Lunnis por todas partes.

Nario dijo...

Fyncio, andas en la Luna?