Mariposas

viernes, 4 de septiembre de 2015

Foto: Alexander McQueen
Le dijeron que, cuando estuviese enamorada, notaría mariposas en el estómago. Le dijeron que, para conocer a las mariposas, tendría que conocer antes a las orugas. Le dijeron que, si las perseguía, las mariposas se pondrían fuera de su alcance. Le dijeron que, si se sentaba y esperaba, las mariposas se posarían sobre ella. No estaba en edad de escuchar, estaba en edad de enamorarse, de exagerar la diferencia entre uno y el resto. Tenía tantas mariposas en el estómago como revoloteando alrededor, tantas que no le dejaban ver ni el cielo ni el suelo.    

El último beso

jueves, 3 de septiembre de 2015

Foto: Frank de Mulder
El esmoquin y el corsé presagian un beso de final de película romántica, pero ese beso es un signo de interrogación; ambos dudan sobre sus consecuencias. No es un beso robado, pero sí furtivo; ambos tienen sus besos comprometidos. No es el primer beso, pero quizás sea el último; ambos prefieren perderse a perder lo que tienen. Es un beso de despedida, pero no quieren despedirse; ambos saben que hay besos que crean adicción.

Ejército

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Foto: Hans Feurer
Cuando salen todas juntas, cual ejército uniformado, ningún tipo se atreve a lanzarles ni piropos ni lisonjas. Cuando sale una sola, ataviada exactamente igual, los enemigos callejeros se animan a lanzarle improperios y vituperios, que la obligan a efectuar quiebros y requiebros para evitar las minas. Un grupo de mujeres se ve como una brigada invencible, susceptible de temor. Una mujer sola se ve como una presa indefensa, susceptible de captura. ¿Sigue la guerra fría?

Lluvia de agosto

martes, 1 de septiembre de 2015

Foto: Harri Peccinotti
Las tres amigas estaban muy unidas y coincidían en casi todo. Se habían ido juntas de vacaciones como siempre, pero aquel agosto resultó lluvioso como nunca. Lo mejor que podían hacer cuando caía aquella lluvia de agosto era dejarla caer. Toda la vida les habían dicho que no había que mojarse, que la lluvia no era responsable de quien se mojaba, pero ellas se dejaban empapar de frescura. Aquella lluvia de agosto refrescaba sus ganas de vivir. Ellas sabían que, para ver el arcoíris, había que soportar la lluvia.

La misa, la mesa y el gato

lunes, 31 de agosto de 2015

Foto: Margaret Durow
Domingo, día de elecciones, día de descanso, día del Señor. Capital castellana, ciudadanía conservadora, sociedad tradicional. Un cura, designado suplente primero de una mesa electoral, alega que no puede cumplir con esa función ciudadana porque tiene que cumplir con la función pastoral de oficiar misa. El presidente de la mesa acepta su alegato. La misa prevalece sobre la mesa. La suplente segunda alega que tiene que cuidar de su gato. El presidente no acepta su alegato. ¡Hale, gato!

Mordiscos y susurros

domingo, 30 de agosto de 2015

Foto: Igor Koshelev
Unas agudizaban el sentido del oído cuando él les susurraba frases eróticas a la oreja. Algunas agudizaban el sentido del tacto cuando él les acariciaba la oreja. Muchas perdían el sentido cuando él les mordisqueaba el lóbulo de la oreja. Para ella aquel mordisqueo era un sinsentido. Para él era un comienzo, para ella era un final.

Atractivas

sábado, 29 de agosto de 2015

Foto: Bryan Adams
Algunas eran sofisticadas para atraer a los hombres. Otras eran simples para atraer a los hombres. Ellas eran ellas mismas para ser atractivas para sí mismas. Claro que la primera atracción pasa por la apariencia. Claro que la primera atracción pasa por la frivolidad. Claro que la igualdad pasa por asumir la diversidad. Si preguntásemos cuál es la más atractiva de ellas, habría sorpresas.

Leía al revés

jueves, 27 de agosto de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Cuando muchos de sus amigos no leían y eran apolíticos, ella tanto leía libros al revés como leía a Bertolt Brecht: "El peor analfabeto es el analfabeto político. El analfabeto político no oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. El analfabeto político no sabe que el coste de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, de los zapatos y de los medicamentos, depende de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. El analfabeto político no sabe que de su ignorancia nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos, el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales".

Es empresario

miércoles, 26 de agosto de 2015

Foto: Szymon Brodziak
- "¿Sabías que el dueño de este bar fue uno de mis ligues cuando estudiábamos en la universidad? Era el cabecilla de las manifestaciones, un líder revolucionario. Luego tuvo que emigrar a Alemania y trabajó en una fábrica de Frankfurt".

- "No lo sabía. Pero, hace un par de años volvió y montó este local familiar. Aunque es un trabajador autónomo, me consta que él se considera ahora un empresario de derechas".

Desclasados

Foto: Damon Baker
La clase media está despareciendo pero, si se le pregunta a la gente a qué clase pertenece, la mayoría responde que pertenece a la clase media. Es decir, los sociólogos están constatando un proceso del que la gente no es consciente o, siendo consciente, atribuye a los demás. Si se pregunta a los que se consideran de clase media qué es la clase media, la mayoría da respuestas ambiguas, indefinidas o vacuas. Es decir, la mayoría dice pertenecer a una clase social a la que no conoce. ¿Están aumentando los desclasados?

La pequeña burguesía

martes, 25 de agosto de 2015

Foto: Szymon Brodziak
La crisis aceleraba la decadencia de la clase media. Mientras la gran burguesía acaparaba más y más capital, la pequeña burguesía perdía más y más capital; sus ingresos se aproximaban cada vez más a los de la clase trabajadora, pero su mentalidad no. La pequeña burguesía nunca se había enfrentado a la gran burguesía, aspiraba a ser como ella. Ya Marx había avisado de que se trataba de una clase con fecha de caducidad dentro del sistema capitalista, pero los pequeños burgueses nunca leían a Marx.

Los autómatas y las proporciones

lunes, 24 de agosto de 2015

Foto: Alix Malka
Ellas la criticaban: "Es una Barbie descarada y descocada". Ellos la seguían como autómatas. Ellas los criticaban: "Son todos iguales". El exceso de personalidad arrastraba a la falta de personalidad. Era cuestión de proporciones… en ambos casos.

Los sueños sueños son

domingo, 23 de agosto de 2015

Foto: Alix Malka
Ella era un sueño recurrente, tan recurrente que él lo consideraba real. Cuando la tuvo delante, cuando la experiencia onírica se convirtió en realidad simplificada, él no supo afrontarla, fracasó precisamente por falta de experiencia.

Jóvenes pero...

sábado, 22 de agosto de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Ambos eran jóvenes pero… Él sumaba reglas, ella multiplicaba excepciones. Él aceptaba consejos, ella buscaba experiencias. Él aspiraba a ser un joven perfecto, ella disfrutaba de sus defectos de juventud. Él no sabía lo que quería, ella sabía lo que no quería. Decía Picasso: "Lleva tiempo llegar a ser joven".

Lado oscuro

viernes, 21 de agosto de 2015

Foto: Andrew Lucas
El mundo no se merecía más que la mitad de su belleza. Ella, que había sido la más optimista, se había convertido en la más pesimista a fuerza de malas experiencias. Ahora, que había descubierto el lado oscuro de la luna, no iba a dejar que nadie descubriese su lado oscuro.

Subir o bajar

martes, 18 de agosto de 2015

Foto: Steven Lyon
Él dudaba si seguirla, porque no sabía si subiría al cielo o bajaría al infierno. Ella no dudaba, prefería ser ama en el infierno a ser esclava en el cielo. Quien no pasa por el infierno de vez en cuando se cree dueño de sus pasiones, pero es esclavo de las mismas. Ya decía Borges: "Está bien que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno". Foto: Steven Lyon

Ojos verdes

viernes, 14 de agosto de 2015

Foto: Vincent Peters
El círculo cromático se resumía en sus ojos. En su pupila estaba la línea del horizonte. Cuando cerraba los ojos se apagaba la luz del mundo. Como mucho, se le permitía parpadear. El optimista decía que la miraba a los ojos para elevar su optimismo. El pesimista decía que, por tener los ojos verdes, no veía mejor que los demás. El realista decía que importaba más el color de la piel que el de los ojos. Quizás, si tuviese la piel verde, llamaría aún más la atención.

En aquel vagón de metro

jueves, 13 de agosto de 2015

Foto: Vincent Peters
En aquel vagón de metro la raza era irrelevante, el estado civil o militar era irrelevante, la edad era irrelevante, el sexo era irrelevante. En aquel vagón de metro era relevante el respeto a la convivencia, el respeto a la diferencia, el respeto a la imagen, el respeto a la intimidad. En aquel vagón de metro las erres de irrelevante, relevante, raza y respeto se fundían con el traqueteo del tren sobre los raíles.

Por la boca muere el pez

miércoles, 12 de agosto de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Ella pescaba todo a la primera, pero lo interpretaba a su manera. Le recomendaban, por las ventajas del omega 3, comer pescado azul tres veces por semana; a ella tres veces por semana le parecía poco en todo. El pescado azul reducía el riesgo de infarto; ella lo aumentaba. El pescado azul reducía el colesterol malo; ella aumentaba el bueno. Cuestión de refranero: "Por la boca muere el pez", "No hay que confundir pez y pescado", "Con la mujer y el pescado, mucho cuidado"…

Desenfreno

lunes, 10 de agosto de 2015

Foto: Andrey Razoomovsky
No recordaba cómo había llegado allí. Recordaba vagamente que había pasado allí la noche. No recordaba cómo salir de allí. Recordaba vagamente que el lujo había llevado a la lujuria. No recordaba qué había bebido, comido, fumado. Recordaba vagamente el cóctel, pero no la proporción de sexo y alcohol. No recordaba ni por qué, ni con quién, ni con cuántos. De joven le habían obligado a frenar sus instintos. El freno condujo al desenfreno, el desenfreno al desencanto y el desencanto al desmadre.

Soldaditos de plomo

Foto: Alix Malka
Él creía ciegamente en la inteligencia militar. Ella confiaba intuitivamente en la inteligencia emocional. Él recibía órdenes. Ella aplicaba disciplina. Él había coleccionado soldaditos de plomo desde niño. Ella había coleccionado soldaditos desde que había aprendido a usar sus armas de mujer. Ahora coleccionaba oficiales.

Cuestión de carácter

domingo, 9 de agosto de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Él cree que el carácter es la conducta. Ella sabe que una mujer sin carácter no es una mujer, es una cosa. Él cree que el carácter se puede comprar. Ella sabe que el carácter no se vende. Él cree que el carácter se debilita con las discusiones. Ella sabe que el carácter se refuerza con las tensiones. Él cree que podrá vencerla. Ella sabe que podrá ser derrotada, pero nunca destruida. Él cree en el mito del sexo débil. Ella sabe que hay que respetar las creencias. Él cree, ella sabe.

Orgasmos discretos

sábado, 8 de agosto de 2015

Foto: Pavel Kiselev
Le enseñaron que el orgasmo era un mito. En cualquier caso, si lo alcanzaba, le dijeron que no hablase de ello. Le pidieron discreción ante todo. Ella escuchó y experimentó. Discretamente, acostumbraba a tener sucesivos orgasmos sin periodos de reposo o refracción. Llegó a ser una maestra del sexo tántrico. Perdía la conciencia en la vorágine del placer y la recuperaba luego como si nada, antes de volver a buscar el placer. Eso sí, a diferencia de sus amantes, no lo comentaba.

Café caliente

jueves, 6 de agosto de 2015

 Foto: Ferdinando Scianna
Por la noche, en el trabajo, eran idénticas. Por la mañana, en el café, eran distintas. A una le gustaba el café humeante, a otra templado; a una le gustaba el café dulzón, a otra amargo; a una le gustaba el café corto, a otra largo; a una le gustaba el café cargado, a otra suave. De noche, para ambas los hombres eran iguales. De día, para cada una los hombres eran diferentes. Sin embargo, coincidían en que, como el café, sólo los fuertes y calientes no las dejaban dormir.
 

El pequeño comercio

miércoles, 5 de agosto de 2015

Foto: Szymon Brodziak
El que vende bien vende, si el que compra entiende, porque, si el que compra no entiende, ni vende bien el que vende ni el que compra se hace cliente. Ella sabe que es difícil, pero se ha propuesto revitalizar, por si sola, el pequeño comercio de su ciudad. El alcalde ha pedido a los comerciantes que le hagan descuentos en las tiendas locales; incluso que promocionen sus trayectos entre tienda y tienda. Las grandes superficies han contraatacado; ya le han hecho ofertas disuasorias. Entretanto, ella piensa globalmente y actúa localmente.

Lo convirtió en gallina

martes, 4 de agosto de 2015

Foto: Mark Daughn
Él decía que era un valiente pero ella sabía que era un cobarde, un cobarde que tenía miedo hasta de sí mismo. Él decía que nunca retrocedía pero, mientras se paraba, comprobaba su error y huía, ella daba un paso atrás, tomaba impulso y seguía. Él decía que nunca dudaba pero, mientras reflexionaba, titubeaba y decidía, ella iba, triunfaba y volvía. Ella lo escuchó, lo agarró, lo besó y lo convirtió en gallina. Lo cortés no quita lo valiente.

El objeto y el objetivo

lunes, 3 de agosto de 2015

Foto: Szymon Brodziak
A ella le gustaba la modelo. A la cámara le gustaba la modelo. A ella le gustaba la cámara. Estaba obsesionada por fotografiarlo todo, cada momento, cada movimiento, su cuerpo, su alma. Buscaba enfoques extremos, buscaba situaciones extremas. Jugaba con el obturador, jugaba con el objetivo, jugaba con el objeto… Esta fotografía de Szymon Brodziak cumple las absurdas normas de Facebook sobre desnudos, no muestra partes erógenas del cuerpo, pero… ¿es una fotografía erótica?

No hay discusión

domingo, 2 de agosto de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
- "¡Estoy harta de ti!"
- "¡Pero si tú eres yo¡"

Ella discutía consigo misma. Discutía por discutir y a veces se daba la razón. Le habían enseñado que, en caso de discutir, había que hacerlo con la persona adecuada. Ella consideraba que sólo ella estaba a su altura. No había discusión.

Como a una reina

sábado, 1 de agosto de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Querían vestirla como una reina para la ocasión. Le habían jurado que él la trataría como a una reina. Cuando estaba vistiéndose, sola en la habitación reservada para la novia, decidió que no quería reinar, quería gobernar, quería gobernarse. Los cientos de invitados a la boda se quedaron atónitos, boquiabiertos, patidifusos, patitiesos, cuando la vieron aparecer majestuosa desde las alturas y bajar ceremoniosa la escalera con su torso desnudo. No hubo boda.

Pasiones y tensiones

jueves, 30 de julio de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Por donde iba provocaba pasiones; a veces altas pasiones, a menudo bajas pasiones. Sabía que la pasión era efímera, pero no se creía eso de que el amor fuese eterno. Sabía que valían más cinco minutos de pasión que cinco años de aburrimiento. Sabía que para no perder la pasión había que dejarse ir, había que perderse en la propia pasión. Sabía que provocaba pasiones entre ellos y ellas. Para algunos era un problema, para ella no.

Gimnasio

miércoles, 29 de julio de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Él tenía un cuerpo atlético. Ella tenía un cuerpo serrano. Él machacaba su cuerpo. Ella hacía lo que le pedía el cuerpo. Él trabajaba su cuerpo. Ella trabajaba lo imprescindible. Él practicaba el culto al cuerpo. Ella le daba gusto al cuerpo. Él castigaba su cuerpo. Ella le castigaba a él. Cuestión de gimnasio, cuestión de genética. Todo culto exige sacrificios.

A sentarse

martes, 28 de julio de 2015

Foto: Alexi Lubomirski
Desde niña le enseñaron a sentarse bien, a sentarse con estilo, con clase, con el estilo propio de su clase. Aprendió pronto a sentarse, pero nunca sentó la cabeza. Hizo suyo el estilo de los de su clase, pero lo utilizó para vivir su vida junto a hombres y mujeres de toda clase y condición. Pasados los años, le bastaba con poner la elegancia, el estilo se lo dejaba a su modisto. Ya no era cuestión de estilo, sino de experiencia.

El seductor y el mito

lunes, 27 de julio de 2015

Foto: Jeanloup Sieff
Él tenía fama de seductor, de seductor con arte y mañas, con artimañas. Tenía un palique apto para el acercamiento, el abordaje, el acoso y el derribo. Tenía una conversación suficiente para intimar, convencer, persuadir, impresionar. Tenía una verborrea apabullante para entretener, enredar, engatusar, camelar. Tenía un problema evidente en cuanto la apariencia daba paso a la desnudez. El boca a boca y el mito del tamaño acabarían desmoronando el mito del seductor.

Vírgenes o esclavas

lunes, 20 de julio de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Dice la actriz Emma Thompson: "El catolicismo hizo florecer la prostitución, al convertir a las mujeres en el fruto prohibido. Al obligarlas a actuar como vírgenes, creó un mercado para la prostitución". Claridad, contundencia e implicación. Emma es la presidenta de la Fundación Helen Bamber, que ayuda a esclavas sexuales. Hay cada vez más hombres se van de putas. Hay cada vez más interesados en que la prostitución aparezca como un problema de mujeres. Hay cada vez más hombres que deben reflexionar.

Fatalidad

viernes, 17 de julio de 2015

Foto: Helmut Newton
No hay que confundir fatalismo con determinismo. El fatalismo responde a la creencia supersticiosa; el determinismo responde al principio de causalidad (no de casualidad). El fatalismo descarta la razón y la acción; el determinismo permite la anticipación y la reacción. Sartre, en El ser y la nada, advierte: "Se puede afirmar que el determinismo, si se tiene la precaución de no confundirlo con el fatalismo, resulta más humano que el libre albedrío (…) Actuamos tal como somos y nuestros actos contribuyen a hacernos". Existe la mujer fatal… ¿Existe el hombre fatal?

Cuestión de altura

sábado, 11 de julio de 2015

Foto: Jan Scholz
Siempre fue de hablar bajo y vivir alto. Siempre fue de estar en lo más alto de la ciudad. Adoraba vivir en aquel piso alto, no por tener mejores vistas, por tener altas miras. Tenía balcón y no tenía ascensor. Para llegar a ella había que subir y subir, elevarse a lo más alto. Vivía tan alto que no estaba al alcance de cualquiera. Los que creían que era fácil subir a su piso eran los primeros en probar que cuanto más alto subían más grande era la caída. Había que estar a la altura.

La belleza efímera

miércoles, 1 de julio de 2015

Foto: Vincent Peters
Ambos eran evidentemente bellos, pero la belleza no era igual para ambos. Él creía que la belleza era divina, sobrenatural. Ella sabía que la belleza era humana, natural. Él creía que sólo se enamoraría de una mujer bella. Ella sabía que la belleza que atraía no coincidía con la belleza que enamoraba. Él creía que su rostro era el espejo de su alma. Ella sabía que su belleza sin humildad era vanidad. Él creía que la belleza era eterna. Ella sabía que la belleza era efímera. La creencia era imbécil, la sabiduría era implacable. La belleza se les iba esfumando.

Alegría húmeda

martes, 30 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
Ellos reinventaban la alegría en cada esquina. La travesura llevaba a la diversión, el desenfado al alboroto, el juego al júbilo, el regocijo al regodeo. La alegría era la pena disimulada. La alegría sólo era alegría cuando era compartida. Para ellos la alegría era obligatoria. Ella regresaba en su bicicleta, como siempre, absorta en sus cuitas de amor y desamor. Llamó su atención aquella algarabía inesperada, espontánea. Se acercó de inmediato, se empapó de alegría. No se percató de que el chorro de agua erotizaba el momento. Ellos pasaron de la alegría al alborozo.

Sofocante

lunes, 29 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
Hacía un calor sofocante, fuera y dentro de ella. Aguantaba bien el calor, en el mar, en la tierra, en el infierno. Descubrir su calor fue como descubrir el fuego. Desprendía tanto calor que, si jugabas con ella, podías quemarte. Si seguías jugando con fuego, donde había habido llamas luego podía haber cenizas. Compensaba arriesgarse. Era preferible un infierno con ella que un paraíso sin ella. Ya decía Mark Twain: "Prefiero el paraíso por el clima… el infierno por la compañía".

Tras la cortina

domingo, 28 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
Ella descorría la cortina de la sorpresa; él se quedaba sorprendido. Ella era en sí misma una sorpresa maravillosa; él no era capaz de entender la sorpresa como parte de la vida. Ella vivía la sorpresa como parte del descubrimiento; él no se atrevía a descubrir la invitación de su mirada. Ella le invitaba a traspasar la cortina sólo esa noche; él tenía miedo a quedarse tras la cortina todas las noches. Ella le abría la cortina para regalar la belleza; él tenía miedo a perder la cabeza. Ella tenía valor; él tenía miedo. Ella era valiente e infiel; él era cobarde y fiel.

Los bajos fondos

sábado, 27 de junio de 2015

Foto: Alexander Prischepov
La economía se maneja en los bajos fondos (fondos de inversión libre, fondos de cobertura, fondos de capital riesgo, fondos soberanos, fondos de pensiones), vinculados a los grandes capitalistas, banqueros, traficantes, evasores… Cuando Máximo Gorki escribió "Los bajos fondos" la cosa era más realista y doméstica. Ahora, en los bajos fondos, ellos multiplican de modo exponencial la economía, la dejan desplomarse y obtienen pingües beneficios con la ficción. Luego, con la inestimable ayuda de medios de comunicación y partidos afines, aparecen como los salvadores, cuando ellos son los pervertidores, los pervertidos, los perversos. Para recuperar la ética en la economía hay que recuperar la intervención pública en la economía real.

Mágica

miércoles, 24 de junio de 2015

Foto: Igor Voloshin
La magia hacía que su cuerpo fuese visible sólo temporalmente. La magia hacía que tan pronto fuese visible la apariencia como la esencia. La magia le permitía entrar y salir de la realidad a conveniencia. La magia le permitía vivir en una realidad imaginaria. La magia de su cuerpo estaba en los ojos de quien miraba. La magia de su cuerpo duraba lo que duraba el deseo de quien miraba.

Trío

martes, 23 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
En aquel vagón de metro se dio la coincidencia. Los tres se conocían dos a dos, pero no entre sí. Decía Einstein: "Coincidencia es la manera que tiene Dios de permanecer anónimo". Los tres intuían que debían permanecer en el anonimato, al menos mientras durase aquel trayecto. A los tres les daba pereza ser fieles. Los tres pensaban que la fidelidad era la confianza transformada en norma de obligada obediencia. Ninguno de los tres podía exigir fidelidad porque en los tres, y entre los tres (eso sí, dos a dos), había más instinto que amor. A los tres, por un momento, la velocidad les hizo pensar en la posibilidad de un trío. Fin de trayecto.

El tango del diablo

lunes, 22 de junio de 2015

Foto: Alexander Prischepov
A él le había enseñado a bailar el tango el diablo. Ella no sabía bailar pero la sacaban mucho. Se necesitaban dos para bailar un tango. Ambos sabían que la vida era un tango en el que, si te pisaban, tenías que seguir bailando. Él estaba dispuesto a enseñar, ella estaba dispuesta a aprender. Si la música del bandoneón era aritmética, el tango era geometría. El tango empezaba cuando se acababa el diálogo, sonaba la música y él le hablaba a través del baile. Entre caminatas, cortes y quebradas, el arrabal, el desengaño, el deseo, el instinto, el amor, el desamor, el tiempo, la nostalgia, la melancolía, la tristeza… la vida. Por el tango ella entregaba su alma al diablo.

Paseando al tigre

domingo, 21 de junio de 2015

Foto: Sylvie Blum
Ella había leído que las rayas marcaban tendencia en la moda baño de ese verano. Lo tomó al pie de la letra, enganchó a su mascota, acudió a su playa de siempre, se desnudó como siempre y paseó por la orilla. Aquella playa, que era una playa desierta, nunca estuvo tan desierta. Ninguna ley, ningún cartel, le impedía estar desnuda. Sabía que podía estarlo en cualquier playa. Sabía que  pasear desnuda por la playa no era defender una filosofía vital, sino disfrutar de la naturaleza en un lugar donde la ropa no era necesaria. Sabía que no se podían bajar mascotas a la playa, pero decía que el cartel sólo prohibía el acceso con perros.

La importancia del vermú seco

jueves, 18 de junio de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Ella quedaba con pocos hombres, sólo con los que sabían prepararle un Dry Martini. Desdeñaba al que se lo servía con cubitos de hielo. Rechazaba al que lo removía en vez de agitarlo. Despreciaba al que lo decoraba con una rodaja de limón. Despedía al que se lo servía en vaso de tubo. Sin embargo, aceptaba al clásico que utilizaba con destreza el vaso de mezclas para agitar vermú seco, ginebra y hielo, lo servía en una copa de cóctel enfriada, exprimía la piel de limón por el borde y le añadía una aceituna cruzada. No obstante, de vez en cuando prefería al innovador que se atrevía a cambiar el vermú seco por vermú rojo y a sustituir la aceituna por una cereza de marrasquino.

Los celos

miércoles, 17 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
Los celos, según romántica definición de la Real Academia, provienen de la sospecha de que la persona amada haya mudado su cariño, poniéndolo en otra. Aunque los celos son una mezcla de desamor, querencia, rencor, envidia, avaricia, egoísmo, orgullo y pasión, no dejan de ser una consecuencia del amor. Cierto que a menudo en los celos acaba habiendo más amor propio que amor. Los celos nacen al ver que otro posee lo que uno desearía poseer. En el fondo los celos son una dictadura, lo cual no quiere decir que el amor sin celos sea una democracia.

Desasosiego

martes, 16 de junio de 2015

Foto: Ilya Rashap
A su alrededor todo se desmoronaba. Se hundía la clase media. Ella intentaba mantenerse con clase. Mantenía las apariencias para afrontar la realidad, no para escapar de ella. Sabía que la miseria consistía sobre todo en sentirse miserable. No tenía miedo a la miseria, tenía miedo a tener miedo. La miseria probaba cada día su fortaleza. Había momentos en los que la llevaba al desasosiego, a la angustia, pero no iba a consentir que la llevase a la desesperación. Se apartaba por un instante, lloraba por un recuerdo, pero no estaba dispuesta a esconder ni su dignidad ni su elegancia.

Los puntos suspensivos

lunes, 15 de junio de 2015

Foto: Vincent Peters
La juventud… la vejez. El entusiasmo… el escepticismo. La esperanza… la nostalgia. El disparate… el remordimiento. La alegría… la tristeza. El ánimo… el desánimo. La gente… la soledad. El presente… el pasado. La fiesta… la melancolía. El júbilo… el jubilado. La savia… la sabiduría. Todo depende de cómo haya ido la vida en los puntos suspensivos. La vida es una cuestión de puntos suspensivos.

De Mirón

domingo, 14 de junio de 2015

Foto: Szymon Brodziak
Las similitudes entre la discóbola y el discóbolo son evidentes: naturalismo anatómico, figura de bulto redondo, captación de momento fugaz, movimiento atlético, tensión contenida, peso del cuerpo cargado sobre la pierna derecha, composición en zig-zag, diagonales contrapuestas, fricción entre lateralidad y frontalidad, rostro inexpresivo. Las diferencias también son evidentes: carne en vez de mármol, zapatos con tacón de aguja, faldita plisada, peinado con más volumen, torso con más volúmenes. No en vano las separan casi 2.500 años. Los clásicos que prefieran al discóbolo de Mirón no tienen más que buscarlo. Los clásicos mirones no tienen más que mirar.