El carné de identidad

domingo, 29 de junio de 2014

Foto: John Tisbury
El nacionalismo "identitario" no existe porque no existe el adjetivo. El vocablo "identitario" no existe en español. Ahora bien, la adjetivación del sustantivo identidad con el sufijo -ario, sufijo culto y latino, añadido al léxico político, ha circulado con éxito entre los vendedores y compradores de la causa. Como no existe, no sabemos qué significa, aunque para sus promotores ha de ser algo así como "reivindicador de la identidad propia". Según la Real Academia de la Lengua, la identidad es un conjunto de rasgos propios, tanto de una colectividad como de un individuo, que los caracterizan frente a los demás, pero la identidad también es la conciencia que uno tiene de ser uno mismo, diferente a los demás. Por ello, a los rasgos hay que sumar la conciencia. Si la conciencia no existe, se puede crear, ya que, también según la RAE, la identidad es el hecho de ser alguien o algo que se supone o se busca. Para complicarlo aún más, aunque la identidad marca la condición de lo distinto, también es la cualidad de lo idéntico. En Filosofía, la identidad es la igualdad de una cosa con ella misma. En Matemáticas, la identidad es la igualdad que se verifica siempre, al margen de las variables. Los del nacionalismo "identitario" han inventado también el "derecho a decidir", imposible de definir porque tampoco existe, pero que también, y tan bien, ha circulado con éxito entre los vendedores y compradores de la causa. Lo importante es: Quid juris? (¿Qué dice la ley al respecto?). Otros dirán que lo importante es: Quid pro quo. No caen en que un quid pro quo es un error, una confusión, no un intercambio, un trueque o un negocio. El uso abusivo de la adjetivación y de los latinajos distorsiona el lenguaje y la realidad. Sin embargo, todos saben qué es el carné de identidad.

La cruzada de los abogados cristianos

martes, 24 de junio de 2014

Foto: Arseni Jabiev
Las de Femen protestan, los abogados cristianos las denuncian. La Asociación Española de Abogados Cristianos interpone querella contra dos activistas del colectivo feminista radical por plantarse con las tetas al aire en la catedral de La Almudena (Madrid), atarse al altar y gritar a favor del aborto libre. No las denuncian por abortistas o nudistas, las denuncian por ateas y fariseas. Las acusan de impedir la libertad religiosa e incitar al odio. Los abogados cristianos no se quedan en la denuncia puntual, pues, "ante la escalada de violencia antirreligiosa de Femen, van a denunciar cualquier otra actuación del colectivo e instan a las Fuerzas de Seguridad del Estado a que protejan a los cristianos, a sus templos y a sus pastores". Los abogados cristianos inician una cruzada. Abogados y cristianos, forzada conexión conceptual. Reducción al absurdo: los futbolistas cristianos se niegan a jugar los domingos; los albañiles cristianos se niegan a construir casas para inmigrantes musulmanes; los profesores cristianos se niegan a explicar conocimientos científicos; los policías cristianos se niegan a detener católicos, etcétera, etcétera. El adjetivo condiciona el sustantivo. Las de Femen adaptan a cada país el nudismo (ellas lo llaman "sextremismo"). En el caso de España el activismo es agresivo porque, como apunta su líder, Lara Alcázar, "la sociedad es especialmente machista y la Iglesia está conectada directamente con el Partido Popular". A ver si va a ser cierto lo que decía el gran Perich: "La religión sirve para ayudarnos a resolver una serie de problemas que no tendríamos si no existiera la religión". Uno creía que las cruzadas para recuperar el control de la Tierra Santa habían sido medievales.

El fútbol y el sexo

martes, 17 de junio de 2014

Que el fútbol y el sexo mueven el mundo admite poca discusión. Algunos, románticos ellos (sobre todo ellas), dirán que es el amor el que mueve el mundo. Otros, pragmáticos ellos (menos ellas), dirán que el que mueve el mundo es el dinero. El amor aquí importa entre poco y nada. El dinero importa mucho. El dinero mueve el fútbol y, en parte, el sexo. El sexo pagado, la prostitución, aumenta de modo exponencial en los países donde tienen lugar campeonatos de rango continental o mundial. El sexo prolifera en torno al fútbol; dentro es otra cosa. Cada vez que se celebra, cada cuatro años, un mundial de fútbol, surge la polémica sobre la conveniencia de que los futbolistas practiquen o no practiquen sexo durante la competición. Hay dirigentes de selecciones partidarios de aislar a sus jugadores, para que se concentren antes de los partidos sólo en los aspectos deportivos. Además, en esas concentraciones los jugadores se dedican a jugar al tute, a jugar al mus, a jugar al futbolín, a jugar al billar, a jugar con la consola o a jugar por las redes sociales, es decir, a jugar a juegos aparentemente inocuos, para distraerse y relajarse antes de cada partido. Para estas selecciones el sexo no es un juego. Ni siquiera el sexo matrimonial, más rutinario que rutilante, está permitido. Las esposas de los futbolistas pueden acudir al evento, pero han de alojarse y alejarse, a cierta distancia de sus amados; si bien están mejor vistas las que se quedan en el país de origen, desde el que animan, rodeadas de otros conciudadanos forofos, a los ídolos comunes (entiéndase comunes en la acepción de comunales, no de ordinarios, pues son extraordinarios ellos). Esta es la estrategia deportivo-sexual de la actual campeona del mundo, la selección española. A pesar de la estrategia, en cuanto la selección pierde estrepitosamente el primer partido, la culpa es de Shakira y Sara Carbonero, esposas populares de Piqué y Casillas, defensa central y portero de La Roja, que fallaron estrepitosamente demostrando un alarmante bajón de rendimiento físico y psíquico, sin duda debido al rendimiento exagerado que han de mantener en sus relaciones íntimas por las exageradas exigencias sexuales de sus señoras. No acudamos a científicos, médicos o sexólogos. Acudamos a los expertos del fútbol. Ellos sintetizan la teoría al respecto. Helenio Herrera, mítico ex-seleccionador de España: "El jugador que no aguanta un mes sin relaciones sexuales no está capacitado para ser un jugador profesional". Safet Susic, seleccionador de Bosnia-Herzegovina: "Los jugadores pueden encontrar otras soluciones, incluso masturbarse; este no es un viaje de vacaciones, estamos aquí para jugar al fútbol". Bosnia pierde ante la anárquica Francia; España pierde ante la festiva Holanda, cuyos jugadores andaban de farra y samba las noches previas al partido inaugural. Culpar a Shakira y a Sara es absurdo. Luis Felipe Scolari, seleccionador de Brasil, quien conoce bien a su país y a sus jugadores: "No me importa que mis jugadores practiquen sexo durante el mundial, pero sólo si es sexo normal y sin acrobacias". La obsesión por la moralina es cosa de neo-conservadores. La obsesión por la moralidad es cosa de demócrata-cristianos. La obsesión por la competitividad es cosa de neo-liberales. La obsesión por la sociabilidad es cosa de social-demócratas. La obsesión por la normalidad es cosa de los demócratas. El fútbol es un juego. El sexo también. La política no.

La coca cola, la reforma laboral y la felicidad

sábado, 14 de junio de 2014

Foto: Andrew Lucas
Dice la campaña 2014 de Coca-Cola: "Estamos juntos". Es cierto, el bufete que diseñó el despido masivo de Coca-Cola diseñó la reforma laboral del PP. Están juntos. Nosotros no estamos con ellos, estamos con los trabajadores, porque como decía la campaña 2011 de Coca-Cola, "Hay razones para creer en un mundo mejor". Menos mal que la Audiencia Nacional tampoco está con ellos. La Audiencia tumbó el despido colectivo de 1.200 trabajadores que Sargadoy Abogados había diseñado para Coca-Cola. La sentencia de la Audiencia obliga a Iberian Partners, filial de Coca-Cola en España, a readmitir a los despedidos y a pagarles los salarios no percibidos. Eso sí, entretanto Coca-Cola ha desmantelado cuatro fábricas embotelladoras en Asturias, Alicante, Mallorca y Madrid, a pesar de que, como decía la campaña de 2007, "Es la fábrica de la felicidad". La sentencia, recurrible ante el tribunal Supremo, argumenta mala fe de la empresa en la negociación, sin propuestas de reestructuración productiva y con propuestas de recolocación de esquiroles, a pesar de que, como decía la campaña de 1988, "Coca-Cola es sentir de verdad". No importa, ellos siguen juntos. La Fundación Sargadoy continúa impulsando el Observatorio de Seguimiento de la Reforma Laboral. Ellos siguen juntos y felices, porque quien destapa una botella de Coca-Cola  "Destapa la felicidad", porque, a fin de cuentas, "Coca-Cola es así", porque ellos son así. Lo que importa es la felicidad. Según expertos publicistas, los consumidores españoles identifican Coca-Cola con la felicidad más que ninguna otra marca. Según Rojas Marcos, experto en psiquiatría, "El 40% de la felicidad depende de los genes"… ¿Dependerá el otro 60% de la Coca-Cola? Tras una noche de cubalibres buscando la felicidad, el borracho busca su casa, presuponiendo que tiene una.

La monja y la casta

martes, 10 de junio de 2014

Foto: Jean François Jonvelle
El bipartidismo, de partido neoliberal y partido socialista se entiende, es malísimo para la salud democrática, porque simplifica demasiado una realidad compleja, en la cual ya está superada la dicotomía derecha-izquierda. La monja Forcades, monja benedictina para más señas, ha montado un partido-plataforma, Procés Constituent (Proceso Constituyente), que tiene como objetivo alcanzar la república catalana. La monja benedictina ha iniciado un acercamiento, político y mundano, a Podemos, porque ella es partidaria de "la unidad en la diversidad", porque "las derechas van unidas y las izquierdas no", porque "una cosa es la independencia y otra la autarquía", porque "coincide con Podemos en la voluntad de ruptura de abajo a arriba" y porque "Podemos defiende explícitamente la auto-determinación de los pueblos". Los de Podemos, en los círculos de tertulia y en las asambleas de plaza, han de decidir si aceptan o no el amor de la monja. El bipartidismo es cosa de una casta de degenerados, degradados, depravados. ¿La monja es casta? Dice el refrán popular: "Amor de monja y pedo de fraile, todo es aire".

El gobierno, la banca y la eyaculación precoz

sábado, 7 de junio de 2014

Foto: Steven Lyon
El gobierno conservador tiene eyaculación precoz al momento de devolver a la gran banca europea el dinero prestado para rescatar a la banca española. Cuando la precocidad es procacidad no puede venderse como positiva. No hay que confundir la condición de precoz con la condición de sinvergüenza. La Unión Europea pidió dinero a su gran banca, con lo cual pasó a ser dinero público. En 2012 puso a disposición del gobierno español 41.000 millones de euros, que éste destinó a rescatar a Bankia, Banco de Cataluña, Banco de Valencia y Caixa Galicia, así como a la creación de un banco malo (no hay banco bueno). El préstamo tiene un período de carencia de diez años, por lo que no habría que empezar a devolverlo hasta 2022. Pero, la falta de control del reflejo eyaculatorio en su fase orgásmica de supuesta recuperación económica hace que el gobierno conservador se adelante a los acontecimientos, se precipite, se vacíe, vacíe las arcas públicas y devuelva 1.300 millones, porque, como advierte la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, "nuestra economía puede hacerlo y porque es una forma de reforzar la confianza en nuestro país". Según Masters & Johnson, padecer eyaculación precoz es un trastorno occidental. Transmitir confianza con la eyaculación precoz es un cuento chino. Los expertos definen la eyaculación precoz como una falta de control eyaculatorio que repercute en el estado de bienestar de la pareja. Un gobierno con eyaculación precoz repercute en el estado de bienestar del país. Por simple probabilidad estadística, si un tercio de los españoles sufren eyaculación precoz, muchos han de ser militantes y votantes del PP, por lo que no estaría de más que el gobierno apoyase financieramente, como medida profiláctico-preventiva, la puesta en el mercado de un medicamento con dapoxetina, molécula inhibidora de la captación de serotonina, capaz de prolongar cuatro veces el tiempo de retención de la eyaculación, que dejaría así de ser precoz y vergonzante. Vergonzosa es la urgencia bancaria. Según el diccionario de la RAE, vergonzante es el que tiene vergüenza y vergonzoso el que causa vergüenza.

El funcionario y el pleonasmo

jueves, 5 de junio de 2014

Foto: Fréderic Fontenoy
Cada vez más españoles van perdiendo su confianza en el gobierno conservador. El Partido Popular que lo sustenta se ha ido ganando a pulso el descrédito (financiación mafiosa, privatización de los servicios públicos, recortes de salarios, etcétera, etcétera). Para recuperar con urgencia dicha confianza, el PP tiene un "Programa de relanzamiento del Partido". Se trata de un programa oculto, como casi siempre, del que
han trascendido algunas medidas estelares. Entre ellas: "La reconquista del voto del funcionario público". El funcionario o es público o no es. Es decir, el funcionario es, por definición de la RAE, "un empleado público". Funcionario público es un pleonasmo. El pleonasmo podría ser una figura para ganar riqueza expresiva mediante el añadido de un adjetivo innecesario, pero en plumas, teclas o bocas de los populares es una redundancia viciosa de una palabra que intentan vaciar de contenido. Repitiendo y repitiendo "público" se creen que los demás se van a creer que son defensores de lo público, mientras van transfiriendo lo público a sus amigos privados. Los tres millones de funcionarios están hartos de pleonasmos, hartos de que les consideren privilegiados con nómina fija, hartos de que les consideren parásitos sociales, hartos de que les consideren trabajadores de segunda, hartos de que les consideren vagos, hartos de que les consideren estúpidos. Según el programa de choque del PP, hay que hacer pedagogía con los funcionarios, mediante actos sectoriales, para que cale el siguiente mensaje: "A pesar de los imprescindibles recortes y de los imprescindibles ajustes de gastos en la Administración, derivados de la herencia del gobierno socialista, sepa usted, estimado funcionario público, que nosotros no le hemos bajado el sueldo en estos cuatro años de legislatura, como hizo, bien lo recuerda usted, el PSOE en 2011, reduciéndole su salario en un 5%". El funcionario con pleonasmo, que ha perdido desde que gobierna el PP entre un 20-25% de su poder adquisitivo, silba. Es el mismo funcionario al que los populares han venido tachando de muy materialista y nada solidario. Es el mismo funcionario del que los populares han venido diciendo que sobra. El funcionario sobra porque lo vinculan al Estado y el Estado, como bien se sabe, sobra en un país capitalista y desarrollado donde funcione bien el mercado. Estados Unidos o Francia son países capitalistas y desarrollados donde el número de funcionarios por cada cien habitantes es punto y medio superior al de España y el número de funcionarios por cada cien trabajadores en activo es hasta cinco puntos superior al de España. Quien quiera comparar que compare. Pueden jugar con los números; pueden jugar con los pleonasmos; no pueden jugar con los funcionarios. La mayoría lo son por mérito y capacidad… Entre los funcionarios, se entiende, no entre los populares.

Reyerta real

martes, 3 de junio de 2014

Foto: Mariano Vargas
En español sólo hay media docena de palabras que comienzan por rey. Quizás el español (idioma) sea menos monárquico que el español (ciudadano). Quizás el español no sea monárquico por naturaleza, como creen algunos. Abdica el rey y sobre la sucesión del rey se monta una reyerta real. Reyerta es una de esas pocas palabras. Reyerta significa discordia, disputa. Unos alaban que el rey reine pero no gobierne. Otros critican que el rey ni reine ni gobierne. Unos alaban que el rey represente dignamente al país como su primer embajador. Otros critican que el rey represente al país como un dignatario anacrónico. Unos alaban la vulgarización de la monarquía. Otros critican la vulgarización de la monarquía. Unos alaban la campechanería del rey. Otros critican la campechanería del rey. Unos alaban que el príncipe se case con una plebeya. Otros critican que el príncipe se case con una plebeya. Unos alaban que la princesa se case con un deportista. Otros critican que la princesa se case con un estafador. Unos alaban que el rey tenga unas cuentas propias de libre disposición. Otros critican que el rey disponga de partidas presupuestarias de las que no ha de rendir cuentas. Unos alaban que el rey se vaya de caza a la sabana africana como ha hecho siempre, al margen de la crisis. Otros critican que el rey se vaya de caza a la sabana africana en plena crisis. Unos alaban al rey por su papel protagonista en la Transición. Otros critican al rey por su papel en el golpe de Estado. Unos piden estatuas para el rey en las plazas. Otros queman fotos del rey en las plazas. Unos ven la monarquía como una solución. Otros ven la monarquía como un problema. Hace más de tres décadas, nueve de cada diez españoles votaron una constitución en la que se establecía la monarquía parlamentaria como forma política del Estado. Desde entonces, el Estado y la Monarquía  han cambiado más que la Constitución. Falta memoria, memoria histórica. La reyerta real nos retrotrae a la Restauración Borbónica. La Constitución de 1876 dio marco legal a una farsa democrática: alternancia de partidos dinásticos (conservador y liberal), tutela de la corona, transformación del ejército en policía, imperialismo colonial disuasorio, dogmatismo de la iglesia católica, pragmatismo de la burguesía caciquil, analfabetismo de las clases medias y bajas, bipartidismo alejado del pueblo, clientelismo de alcaldada y pucherazo… El nacimiento coetáneo del PSOE en 1879 no fue casual. Para los primeros socialistas españoles el debate entre monarquía o república era secundario. Para los primeros socialistas españoles el debate entre despotismo o democracia era prioritario. Por eso el PSOE se unió a los republicanos, como se unió a los intelectuales, a los sindicalistas y a los trabajadores, convirtiéndose en un partido de masas. Por eso el PSOE se convirtió en lo que los modernos llaman un "referente social". Las comparaciones con la actual monarquía parlamentaria y con la actual situación política dependen del comparador. En cualquier caso, entre sucesión y elección, elección.