La aurora

domingo, 28 de diciembre de 2014

Foto: Igor Amelkovich
Estaba pensando que, con la fracción cuarta de la serie quinta de la paga de Navidad, podría irme a Laponia. Me alojaría en alguno de los Ice Hotels, complejos de hielo con iglúes, cabañas de troncos, saunas de humos y todo tipo de equipamiento de lujo helado. Sobre la cama de mi iglú acristalado, reflexionaría sobre la eyección de la masa solar que choca con el polo norte de la magnetosfera, produciendo esa luz difusa rebotada hacia la ionosfera que da lugar a la maravilla lumínica de la aurora boreal. Mientras, cuarenta grados de latitud al sur, los trabajadores y parados españoles estarían sufriendo las calenturas de la crisis climática y de la crisis económica. No cambio la aurora boreal por mi amiga Aurora.

3 comentarios:

Obispo dijo...

Lo peor es la crisis demográfica derivada del aborto y las parejas homosexuales.

Funcio dijo...

Aurora, a funcionaria exemplar, é máis Aurora Bordeal que Aurora Boreal. Aproveito pra desexarlle a Aurorita un mal ano 2015 e vindeiros.

Nario dijo...

Funcio, que te es una compañeira, hombre!