Vamos a contar mentiras

sábado, 6 de septiembre de 2014

Foto: Stefan Beutler
Algunos no sólo mienten, sino que quieren convencer a los demás de que sin sus mentiras se aburrirían. Están convencidos de que con esas mentiras les engañan, pero se engañan a sí mismos. Unos cuantos se dejan engañar y están encantados de que les engañen, porque creen que a ellos les va a ir bien, engañando a su vez a otros. Se puede engañar a unos cuantos un tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. El tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio. No se puede engañar al tiempo.

1 comentarios:

Felipe dijo...

La encargada sigue creyendo que el jefe es un peluche simplemente porque es peludo.