Fotos en el muro

viernes, 29 de agosto de 2014

Foto: Isabel Muñoz
Cuando el objetivo es provocar la reflexión a partir del valor simbólico de una imagen vinculada a un texto, se cuelga una foto erótica del muro y se espera el efecto. Opinan erotólogos, erotómanos, feministas, moralistas... La calidad fotográfica o la fotogenia pasan a un segundo plano. El erotismo siempre ha estado presente en las representaciones visuales artísticas. En la era del capitalismo universal ha sido uno de los principales recursos publicitarios. En la era de los medios audiovisuales ha sido uno de los principales recursos expresivos. Con la televisión por cable o satélite se ha masificado y domesticado. Con Internet se ha democratizado y vulgarizado. La razón se cruza con la moral a la hora de tipificar los grados de desnudez en cualquier representación erótica. Según cómo y dónde, se admite el desnudo masculino, femenino, parcial, integral, frontal, posterior... Los erotólogos dirán que es mejor sugerir que mostrar. Los erotómanos dirán que es mejor mostrar y mostrar. Las feministas dirán que no hay que mostrar mujeres. Los moralistas dirán que no hay que mostrar nada. El límite está en el buen gusto. Sobre gustos no hay nada escrito. No es cierto, hay mucho escrito.

1 comentarios:

Nito Cuba dijo...

No hay quien siga el ritmo de tus caderas, mi negra.