En la mansión de Ancore

sábado, 2 de agosto de 2014

Foto: Nicola Ranaldi
En la mansión de Ancore no hubo hardcore, hubo softcore (Berlusconi inocente). Las velinas son unas mojigatas, no saben distinguir el softcore del hardcore. El softcore es porno suave, con contemplaciones, sin actos sexuales explícitos, con masturbaciones, sin penetraciones. El hardcore es porno duro, con actos sexuales explícitos, sin contemplaciones, con dúos, tríos o múltiplos de tres, con penetraciones. El ancore es política dura, con prostituciones, sin contemplaciones, con corrupción de menores, con penetraciones y compenetraciones de los poderes fácticos y fálicos.

1 comentarios:

Bernardino dijo...

BUNGA, BUNGA, PRA GALICIA!!!!