No hay desregulación

domingo, 4 de mayo de 2014

Foto: Craig Morey
Dar explicación de la crisis a partir de la desregulación de los mercados es una mala explicación, o cuanto menos una explicación incompleta. La desregulación sólo existe en los diccionarios económicos, no en el diccionario de la lengua. La economía teórica va por un lado; la vida práctica va por otro. La explicación de la macro-economía va por un lado, por el lado de la conveniencia de los que aplican la desregulación; la economía doméstica va por otro lado, por el lado de los que sufren la falta de intervención. El falso liberalismo ha conseguido que el intervencionismo tenga connotaciones negativas en el imaginario popular. La libertad de mercado y la flexibilidad laboral se imponen cual paradigmas frente a la responsabilidad pública y la credibilidad política, en cuanto a la gestión de la economía. Sin desregulación no hay productividad y competitividad, asumen y difunden los falsos liberales. Los falsos liberales no se confunden, pero confunden a los demás, haciendo sinónimas la desregulación y la liberalización de los mercados, siguiendo el dictado de los especuladores financieros. Como los grandes especuladores son anglófonos, toman prestada la "desregulation". En español no hay desregulación. En español desregular debiera ser desreglar, pero desreglar significa desarreglar. El desarreglo trae deslocalización y desempleo. No lo arregla ni la Virgen de Regla.

3 comentarios:

Felipe dijo...

La encargada no deja de chupársela al jefe los días que tiene la regla, porque el jefe le ha dicho que el semen es bueno para la menstruación.

Funcio dijo...

Desregulamento deteito eu no seu blog, pois está a baixar moito a produtividade...

¡DESPOIS FALAMOS DE QUE OS FUNCIONARIOS NON PRODUCEN!

Nario dijo...

Funcio, dale, dale, me encanta cuando nos defiendes a todos los funcionarios, los enchufados y los otros.