La teta electoral

viernes, 23 de mayo de 2014

Foto: Nicola Ranaldi
La teta electoral no es la teta de la que pretenden mamar los elegidos, como se podría pensar a primera vista. La teta electoral es la que pretende llamar la atención, a primera vista, de los electores que acudan a un colegio electoral de Muxía (Costa da Morte, Galicia, España). No es provocación nudista, es provocación artística. Hay que explicarla. Una estudiante de máster en creación artística contemporánea es convocada para formar parte de una mesa electoral en las Elecciones Europeas. La joven solicita ser relevada de tal función ciudadana por hallarse realizando un trabajo de fin de máster que le exige demasiada dedicación. La Junta  Electoral correspondiente rechaza su solicitud porque el motivo alegado no parece suficiente. No es como el de un hincha madrileño al que sí eximen de formar parte de una mesa porque tiene previsto acudir la víspera a la final de la Champions League en Lisboa, entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid; argumento que acredita documentalmente presentando la entrada comprada al efecto. No es lo mismo ser hincha que estudiante. Para protestar, la estudiante decide hacerse una foto de sus tetas en blanco y negro, estamparla en una camiseta y acudir con ella puesta a la mesa electoral. A la protesta la llama performance; a la performance la llama Estética Amor-Al. Relacionar el desnudo con la moral es cuestionable; lo natural nada tiene que ver con lo moral. Pero, la idea es más provocativa que creativa. Acierta la autora cuando dice que "No quiere hablar mucho del significado, porque quiere que la gente reaccione de modo espontáneo, sin condicionantes". El primer objetivo ya está logrado: los diarios regionales se hacen eco de la iniciativa, aunque hablan de senos en vez de tetas, de vergüenza en vez de valentía, de pudor en vez de pundonor. Algunas dirán que la idea es feminista; otras dirán que la idea es machista. El hombre siente atracción por las tetas por motivos físicos (placer visual) y por motivos psíquicos (recuerdo erótico adolescente). El hombre disfruta mirando las tetas, pero las tetas pertenecen a la mujer, que las muestra, en privado o en público, cuando y como quiere. Mostrarlas para comprobar cómo reaccionan otros es una hipótesis científica. No obstante, el erotismo mezcla mejor con el arte que con la ciencia. También mezcla bien con la política.

4 comentarios:

CALATRAVA dijo...

JORNADA DE RE FLEXIÓN
HAGO EL DOBLE DE ABDOMINALES EN EL GYM PARA OLVIDARME DE ESTAS EUROPEAS!!!!!

Felipe dijo...

A la encargada dentro de un rato el jefe la hará chupar la teta electoral.

JUAN PUEBLO dijo...

¡¡¡¡PODEMOS!!!!

estrella dijo...

La provocación es una forma inteligente de resaltar algo, de ponerlo en evidencia. Bien lo sabe la publicidad. El modo o la herramienta de la provocación sirve para fijar la atención de desconcentrados y desconcentradas, dispersos y dispersas en un hecho, objeto o actuación concreta.
Quedar provocado o provocada sin llegar a entender el mensaje final debe ser agotador y frustrante.
En el caso de la publicidad, la provocación hace que se conozca y/o consuma algo. En el resto de los casos, cuando sólo se trata de comunicación, quedarse en la provocación, tan patético como tener que explicar los chistes.
Bss
P.D. Si no se deja de chupar de la teta, ésta sigue produciendo leche. Los psicólogos recomiendan un destete progresivo para un adecuado desarrollo emocional.