El euro, el europeísmo y el euroescepticismo

sábado, 10 de mayo de 2014

Foto: Ellen von Unwerth
El euro como moneda ha entrado en la vida cotidiana del español como consumidor. El euro como prefijo apenas ha entrado en el español como idioma. El euro ni siquiera es un prefijo, es un prefijoide, porque parece tener autonomía y significado, por lo que entra a formar parte de palabras compuestas, más que prefijadas; palabras que el español, como individuo y como idioma, ha ido incorporando con reticencia. En el último cuarto del siglo XX el españolismo parecía ceder ante el europeísmo. Europa era la novedad. Siglos estando en Europa sin saberlo. La novedad exigía neologismos. Se multiplicaban las palabras con euro. Todas ellas tenían connotaciones positivas. El euro generaba euforia. Las palabras con euro generaban eufonía, sonaban bien. Europeísmo: "Predilección por las cosas de Europa; carácter europeo; conjunto de ideologías y movimientos políticos que promueven la unificación de los Estados europeos". Europeidad: "Cualidad o condición de europeo; carácter genérico de los pueblos europeos". Eurodiputado: "Diputado del Parlamento Europeo". Eurocentrismo: "Tendencia a considerar los valores culturales, sociales y políticos de la tradición europea como modelos universales". El euro como moneda se imponía en la economía española, pero el diccionario no incorporaba: euromercado, eurobono, eurodivisa o eurocheque. El diccionario era algo euroescéptico y se ha ido convirtiendo en europesimista. Precisamente ha ido incorporando palabras con connotaciones negativas. Euroescéptico: "Que rechaza los proyectos políticos de la Unión Europea o recela de ellos". Eurocracia: "Conjunto de funcionarios de las instituciones europeas". De Europa como solución a Europa como problema. De la euforia al escepticismo. Del escepticismo al nihilismo. Elecciones europeas en la lejana Europa. No es allí, es aquí.

4 comentarios:

estrella dijo...

En la década de los 70, la futura UE estaba formada por nueve miembros. Aún habría que esperar a 1986 para que esta España nuestra fuera parte de Europa. En aquel momento desde aquí, Europa era ese lugar desde el que venían aquellas suecas y alemanas desinhibidas, que bebían, bailaban y hacían topless en las playas, para regocijo y desasosiego de Ozores y Landa y para disgusto de Gracita Morales y Lina Morgan.
Años después "semos" europeos, hablamos con soltura de armonización fiscal, tasa Tobin, eurobanca y comisariados varios.
Sin embargo, en cuanto rascamos un poquito y queremos hablar de relaciones abiertas, tríos, familias diferentes, bisexualidad o intersexualidad..... Si queremos admitir el sexo como una forma de relación y de comunicación, independiente de noviazgos, pisitos o 14 de febreros..... Entonces aparece la Conchita Velasco o el José Luis López Vázquez que todo españolito/a lleva dentro y volvemos a los 70.
Bss

Felipe dijo...

El jefe es partidario del europedismo, de echarse pedos en el despacho continuamente.
A la encargada la tiene convencida de que es erótico y europeo.

Funcio dijo...

EUROGALEGO: Dícese do galego que emigraba a Europa nos anos sesenta.

EUROMOZO: Dícese do galego de 25-30 anos que emigra a Europa a partires do 2010.

Nario dijo...

Funcio, que suerte no tener que emigrar, gracias a que alguien nos haya colocado, verdad?