Sobran bancos

viernes, 28 de febrero de 2014

Foto: Eduardo Peris
Sobran bancos, pero no éstos. El gobierno conservador del ayuntamiento sevillano no quiere conservar bancos, aunque sean de forja. En la plaza del Pelícano (casco histórico de Sevilla, España) había unos bancos forjados. El alcalde popular ha mandado retirarlos, a petición de los vecinos de la plaza. ¿De quién eran los bancos? ¿De los vecinos de la plaza del Pelícano? ¿De los vecinos de Sevilla? ¿Del ayuntamiento? ¿Del alcalde? ¿Del PP?... ¿Por qué se han retirado los bancos? Porque los sentados sobre ellos hacían demasiado ruido de noche y de madrugada, interrumpiendo el derecho al sueño reparador de los vecinos de la plaza. ¿Es cuestión de derechos humanos? ¿Es cuestión de educación cívica? ¿Es cuestión de mobiliario urbano? Según las autoridades populares, todos los vecinos de la plaza han firmado pidiendo la retirada de los bancos del ruido. Según los vecinos, no se ha dado tal unanimidad reinvindicativa. La diversidad social caracteriza a los vecinos. En el entorno de la plaza hay viviendas de protección oficial, propiedad de habitantes pobres, y viviendas de lujo, propiedad de habitantes ricos. La diversidad auditiva caracteriza a los vecinos. Los ricos parecen tener más sensibilidad ante la contaminación acústica y más poder de influencia ante el ayuntamiento. Discernir si la necesidad de descanso nocturno es diferente entre ricos o pobres, trabajadores o parados, rentistas o pensionistas, sería demagogia. La solución wrecking ball adoptada es drástica, pero no irreversible. Ahora bien, plantea dudas sobre su eficacia: ¿Se hace más ruido sentado que levantado? ¿Se beben menos litronas estando de pie? ¿Se fuman más canutos estando sentado? ¿Se tiran menos colillas, papeles, envases, botes y botellas estando de pie? Siempre habrá quien diga que la enseñanza debe ir por delante de la ordenanza. Siempre habrá quien diga que algunos confunden la ordenanza y la gobernanza. También plantea dudas sobre su filosofía: ¿Una plaza sin bancos es plaza? ¿Un país sin bancos es país?

2 comentarios:

CALATRAVA dijo...

SI NO HAY BANCOS, TODOS DERECHOS!

Rebe dijo...

Sobran tantas cosas y faltan otras muchas.