Médicos por azúcar

lunes, 10 de febrero de 2014

Foto: Eduardo Peris
Médicos por azúcar, salsa por samba. Hay ejemplos de colaboración internacional para el desarrollo más allá del FMI. Cuba y Brasil cambian Mariel, cambian el Caribe, cambian las pautas del subdesarrollo. Mariel era un pequeño puerto, complementario del de La Habana, que pasa a ser su sustituto. Mariel era conocido por un suceso contra revolucionario: el éxodo de Mariel. Tras un conflicto diplomático, más de 125.000 cubanos, los "marielitos", salieron de la isla en 1980 hacia Florida (USA), en la mayor emigración organizada de "indeseables", según las autoridades, o "desesperados", según los promotores. Eran épocas del modelo centro-periferia, de relaciones desiguales de poder entre países. El bloqueo sigue, pero la isla no se hunde. La Habana ha perdido calado, pero Mariel lo consigue, con ingeniería e ingenio. Dos países con gobiernos progresistas, dispuestos a colaborar en plano de igualdad, no de explotación. Brasil pone la infraestructura y la inversión. Cuba pone la cultura y la formación. Cuba obtiene los ingresos y los avances. Brasil obtiene los recursos y los profesionales. Brasil ha invertido 1.000 millones de dólares en el nuevo puerto de Mariel, que tendrá capacidad de atraque para los mayores cargueros, atraviesen o no el Canal de Panamá, y capacidad de almacenaje en una terminal que moverá un millón de contenedores anuales, convirtiéndose en un puerto logístico de gran valor geoestratégico. A cambio, Mariel provocará otro éxodo: 11.000 médicos cubanos prestarán servicios en pueblos brasileños que  no cuentan con ellos. Brasil pagará a Cuba 500 millones de dólares cada año por estos profesionales. Cuba pagará a Brasil el crédito para la construcción de sus instalaciones portuarias. Los países firman convenios, las empresas buscan su encaje en ellos. Laboratorios brasileños se instalan en Mariel para producir medicinas con patentes cubanas que surtirán al mercado sudamericano de genéricos. Empresas agrarias brasileñas (soja, azúcar…) se instalan en Cuba con fuertes inversiones. Tiene valor geopolítico que la Oderbrecht se haga cargo de la gestión de un ingenio azucarero, aunque la propiedad sigue siendo estatal. Médicos por azúcar. En la isla hay azúcar porque hace calor. Ya decía Fidel Castro que las soluciones de los problemas de Cuba "no pueden seguir dependiendo de los fríos cálculos sobre ganancias que tracen diez o doce magnates en sus despachos con aire acondicionado".

5 comentarios:

Felipe dijo...

El jefe tiene convencida a la encargada de que tomando todos los días leche sin azúcar no va a necesitar médicos.

SELIA CRUS dijo...

ASSSSSSSSÚCAR!

estrella dijo...

Un trato es un trato. En la sociedad de consumo el precio de productos y servicios viene dado por su valor de intercambio, en moneda o en otro producto o servicio. El contrato (con- trato) que regula la transacción es un acuerdo entre partes, acuerdo relativo al producto, cantidades y tiempos. En la sociedad de libre mercado, esos acuerdos mutuos, privados y desregulados, sólo atañen a las partes. Las partes que establecen sus condiciones y asumen sus responsabilidades, pérdidas y beneficios.
En la sociedad libre, los contratos, las relaciones entre dos, son acuerdos estrictamente privados.
Bss
P.D. El sexo siempre es un contrato, aunque la moneda de cambio puede adoptar muchas formas.

Felipe dijo...

El fin de semana el jefe se va de samba y mulatas pagadas. Por la semana tiene a la encargada.

BERTA dijo...

Porque es negrita... pero de tipo... como nosotras.

P.D. Tal vez un poco más joven.

Felipe, Baltasar de la Acera de Enfrente, te queremos igual.

TUS TRES BBB
(BEA, BELÉN & BERTA)