La emancipación fallida

sábado, 8 de febrero de 2014

Foto: Damián Carrera
Hace unas décadas la emancipación de los jóvenes era una meta. La crisis actual ha conducido a la emancipación fallida. Los jóvenes que estaban en casa siguen en casa, los que se fueron de casa vuelven a casa. En casa, los jóvenes dependen de los padres y los padres de los abuelos, engranando una cadena de dependencia que los analistas modernos denominan familia multigeneracional, que recuerda demasiado a la familia extensa de la Postguerra. Reunidos en un foro sobre Adolescencia y Juventud en España, celebrado en el Centro Reina Sofía, los expertos han presentado el informe La sombra de la crisis: la sociedad española en el horizonte 2018. La sombra es sombría. La sombra es borrosa y brumosa. La sombra es opaca y oscura. La sombra de la brecha social es alargada, como la del ciprés de Delibes. La sombra del pesimismo es alargada, como la del argumento de la novela de Delibes. De poco sirven los focos de optimismo propagandístico de la derecha gobernante. Según el informe, dentro de un quinquenio el PIB per cápita seguirá como hace un quinquenio, más de dos de cada diez activos seguirán siendo parados, la clase alta será más alta, la clase media será menos media, la clase baja será más baja, los pobres extremos estarán desclasados, los marginados estarán excluidos. El hartazgo de la clase alta, la inanición de la clase media y el hambre de la clase baja afectarán directamente a los jóvenes, más a ellas que a ellos. Cuando se agudiza la pobreza, se feminiza la pobreza. Entre 2014-2018 las mujeres españolas de 18-34 años sin emanciparse seguirán diez puntos por encima de la media europea. Los recortes en materia de dependencia las convertirán en cuidadoras sin salario, cuando no en cuidadas. A la par, los ideólogos del natalismo las acusarán de ser egoístas, por no afrontar una natalidad deseable, por no traer españolitos al mundo. Según los expertos, "entre 2014-2018 asistiremos al debilitamiento inexorable y profundo de nuestro Estado de Bienestar; cabe esperar que pasemos de un modelo socialdemócrata a uno neoliberal, con el acento hacia una configuración societaria como la estadounidense, caracterizada básicamente por el adelgazamiento de las clases medias, la polarización social entre ricos y pobres, la desigualdad de la renta y el crecimiento de las clases populares". En el plano político, el informe vaticina una juventud que será más solidaria, que "pasará del yo al nosotros", que defenderá la cooperación, que reivindicará la regeneración política, que desconfiará de los partidos, que desconfiará de los sindicatos, que confiará en los movimientos sociales asamblearios, que no se sentirá de izquierdas o derechas, que se sentirá protagonista de una nueva política… pero que a la hora de votar dudará entre el abstencionismo, el voto nulo, el voto en blanco, el voto de castigo, el voto simbólico o el voto utópico. Como decía Perich: "Los jóvenes están convencidos de que poseen la verdad; desgraciadamente, cuando logran imponerla ya no son jóvenes, ni es verdad". La emancipación exigía compromiso y responsabilidad. Sería bueno que la emancipación fallida no condujese a una generación fallida.

3 comentarios:

Deleg. Estudiantes Humanidades dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Siro dijo...

Emancipando es gerundio, lleva unos 30 años.

Felipe dijo...

LA EMANCIPACIÓN FOLLADA = LA ENCARGADA