La autonomía y la ablación

sábado, 1 de febrero de 2014

Foto: Martin Kovalik
Hay que echar un ojo al mapa autonómico de la ablación. No es problema sólo africano, también es problema español. La ablación del clítoris, sea escisión, circuncisión o infibulación, es lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina Mutilación Genital Femenina (MGF). Se acerca el Día Internacional de Tolerancia Cero con la MGF. No es cuestión particular, es cuestión de salud pública. No es cuestión de cultura, es cuestión de incultura. No es cuestión de discriminación positiva, es cuestión de discriminación de mujeres y pobres. En España son unas 17.000 las niñas en riesgo de mutilación genital, un 60% más que hace cuatro años, a pesar de que las estadísticas oficiales de inmigración indiquen que ha descendido el flujo de entradas de subsaharianos. La Fundación Wassu (Universidad Autónoma de Barcelona) lleva décadas ocupándose del problema y acaba de presentar el Mapa MGF España 2012. Este es el reparto autonómico de niñas en riesgo de mutilación: 6.000 en Cataluña, 2.000 en Madrid, 1.500 en Andalucía, 1.500 en Valencia, 1.000 en Aragón, 1.000 en Canarias, 1.000 en Baleares, 1.000 en País Vasco. En el resto de comunidades autónomas, aunque las cifras son bajas, el ritmo de crecimiento es alto; así en 2008-2012 se han quintuplicado en Asturias, se han triplicado en Castilla-La Mancha o se han duplicado en Galicia. La derecha gobernante no percibe el problema como tal. Los recortes en sanidad demuestran que "la salud ya no es lo primero". En el País Vasco han optado por la formación específica de profesionales sanitarios. En otras comunidades han optado por la actuación a posteriori de profesionales de policía. Adriana Kaplan, antropóloga de la fundación, insiste en la necesidad de contar con información detallada sobre la población de riesgo, a través de su correcto empadronamiento; la necesidad de contar con información facilitada por médicos de atención primaria, ginecólogos y pediatras sobre las niñas en riesgo; la necesidad de una labor preventiva y planificada en materia de trabajo social, educación y atención primaria de salud; la necesidad del seguimiento temporal de ciertas situaciones familiares; la necesidad de aplicar el llamado "compromiso preventivo" cuando las niñas viajan a los países de procedencia, para evitar que les practiquen allí la ablación. Según Kaplan, "no es cuestión de crear cosas nuevas, sino de voluntad política". No conviene olvidar que la ablación es una amputación brutal, sangrienta y traumática, llevada a cabo por curanderas, con artilugios rudimentarios (cuchillas, cristales), a niñas cada vez más niñas, para que no cuestionen la práctica por sí mismas, para que no sientan placer sexual y para que no sean promiscuas en un futuro. Pluralidad autonómica, pluralidad cultural, promiscuidad cultural, promiscuidad autonómica. Es que promiscuidad, según el diccionario, significa tanto mezcla y confusión, como convivencia entre personas de sexos diferentes y procedencias distintas.

1 comentarios:

CALATRAVA dijo...

YO PENSABA QUE ERA HABLACIÓN Y QUE ERA LO DE HABLAR MÁS DE LOS DEBIDO.
ESTÁ CLARO QUE NO SABÍA QUÉ COÑO ERA, CON PERDÓN.