La potencia de la pelvis

jueves, 9 de enero de 2014

Foto: Martin Kovalik
La pelvis de Elvis está a punto de ser desbancada por la pelvis de Merkel en el ranking de pelvis con más influencia en el mundo. La rotura de la pelvis de Merkel es cuestión de estado. Titular: "Obama se interesa por la pelvis de Merkel". El presidente de USA muestra interés por la pelvis de la canciller alemana y le desea una pronta recuperación, a ver si así recobra las buenas relaciones diplomáticas entre las dos potencias, rotas, como la pelvis, tras las denuncias de escuchas en el teléfono móvil de la canciller por parte de los servicios de espionaje estadounidenses. La pelvis rota alemana genera inseguridad. La Agencia Nacional de Seguridad norteamericana genera inseguridad. Las dos potencias desean reducir la inseguridad firmando un pacto de no espionaje mutuo. Obama invita a Merkel a visitar Washington en cuanto su pelvis recobre seguridad y sensaciones. Para despistar, no se ha informado sobre si Merkel ha roto su pelvis falsa (pelvis mayor) o su pelvis verdadera (pelvis menor). En el movimiento de la pelvis verdadera basaba Elvis su atractivo erótico. Sus affaires con iconos sexuales femeninos (Natalie Wood, Ann Margret, Cybill Shepherd, etcétera, etcétera) reforzaron su imagen de icono sexual masculino. No obstante, como apuntó Brett Fermer, "aunque los giros orgásmicos de su pelvis provocaban una erotización espectacular, también provocaban una homoerotización de la imagen masculina". Mover tanto la pelvis, según unos, era muy masculino; según otros, era muy femenino; según algunos, era muy bisexual. La pelvis, verdadera o falsa, siempre genera controversia, pero acaba siendo útil para recuperar relaciones. En cualquier caso, la potencia de la pelvis es determinante.

5 comentarios:

SEVE RYNO dijo...

Cogí la foto para que me la amplíen del tamaño de la pared de mi cuarto, para que se vea mejor la pelvis y el pubis.

PRUDENCIO dijo...

Lo importante es mover lo que sea, que lo dicen los médicos.

estrella dijo...

La pelvis es una zona, comprende los huesos de la cadera, el coxis, la sínfisis púbica, la musculatura del abdomen inferior, los genitales, el ano, los glúteos.... Es decir, no es un órgano.
Para poder hacer uso de todas las posibilidades de la pelvis hay que ser consciente de ella, hay que trabajar el tono muscular, la elasticidad, la segmentación corporal, la conciencia de las partes y, sobre todo, la experimentación de la zona, global y localizadamente.
Todos tenemos pelvis, y, aunque la masculina y la femenina son distintas, el peligro de ignorar todo lo anterior es la diferencia entre el mete-saca y el disfrute de los movimientos directos o circulares, más fuertes o más suaves, más profundos o más superficiales, acogedores, lentos, dulces, tensos.....
En fin, las diferencias.....
Bss

Felipe dijo...

La encargada también es un icoño sexual que mueve la pelvis encima de la mesa del despacho del jefe que dejan todo hecho un asco (versión señora limpieza).

Rita dijo...

Rojillo, bien sabemos tú y yo que Elvis no era el mejor moviendo la pelvis.