La feminización del sexo

martes, 21 de enero de 2014

Foto: Rafa Castaño
Cuanto más rica, más sexo, cuanto más pobre, menos sexo. Tal vez no más y menos, sino mejor y peor. Investigadores de la Agencia de Salud Pública de Barcelona se han puesto a correlacionar economía y sexo, sexo y género, a partir de las encuestas nacionales de salud sexual llevadas a cabo por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Nueve de cada diez españoles y nueve de cada diez españolas están satisfechos, bastante o mucho, con su vida sexual. Diez de cada diez españoles y diez  de cada diez españolas están más satisfechos con las relaciones sexuales mantenidas con parejas estables que con parejas esporádicas. Conclusión: los españoles y las españolas son unos conformistas y unos mentirosos, cuando les preguntan por su vida sexual. Sin embargo, cuando les preguntan por su economía, son más sinceros, sobre todo más sinceras. Según la investigadora principal, Dolores Ruiz, "las personas con menor estatus económico declaran estar menos satisfechas sexualmente, especialmente las mujeres, que parecen verse más afectadas por los factores socioeconómicos". Por ejemplo: el sexo seguro. Siete de cada diez españolas usan métodos anticonceptivos con sus parejas habituales y nueve de cada diez con amantes esporádicos, pero "las mujeres con menor posición socioeconómica usan menos anticonceptivos". Por ejemplo: la violencia sexual. Dos de cada diez españoles y seis de cada diez españolas confiesa haber sido objeto de abusos sexuales, pero "son las mujeres de posición socioeconómica más baja las que sufren experiencias sexuales más abusivas y son las que tienen más problemas para contactar con los organismos que pueden facilitarles ayuda". En definitiva, cuanto más rica más y mejor sexo y cuanto más pobre menos y peor sexo. Por tanto, "es necesaria la implementación de políticas públicas que intenten reducir las desigualdades socioeconómicas y de género que se detectan en la satisfacción sexual, el uso de anticonceptivos y las relaciones sexuales abusivas de la población española". Mientras a la España oficial preocupan la macroeconomía y el aborto, la salud sexual se limita a venéreas, disfunciones e impotencias. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recuerda que "La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso a las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia". La teoría y la práctica, la ONU y España. La brecha social se agranda y agranda la feminización de la pobreza. Sobre la feminización del sexo no hay dudas.

5 comentarios:

estrella dijo...

Me gustaría saber las variables establecidas en el diseño del estudio que determina si el sexo es bueno o no. Claramente, si el estudio está diseñado por hombres, lo importante será el número de encuentros y, a lo sumo, la edad de la pareja.
Pero todas sabemos que el buen sexo pasa por la atención, la diversión, el tiempo, los pre, los post, el tamaño, el manejo de las intensidades y de la fuerza, de los contrastes y de las sorpresas.
Quizá encareciera el estudio.
Bss
P.D. Quien patrocina estudios que constatan lo obvio.....?.la verdad del perogrullo.

Helen dijo...

A veces me veo también sentada en un bordillo esperando a algún gilipollas integral.

Felipe dijo...

De cada 10 días la encargada se la chupa al jefe 8-9. Es la fellatización de la pobreza.

Funcio dijo...

Nembargantes, a feminización do funcionariado que duda cabe que foi moi positiva para o bó desenvolvemento cotiá da Administración do país galego, alomenos visualmente tense gañado unha barbaridade bárbara.

Nario dijo...

Funcio, en mi sección el único hombre soy yo... y ellas dicen que no es seguro que sea así... No las entiendo ¿¿¿???