La fe en el amor

domingo, 26 de enero de 2014

Foto: Perry Gallagher

Cecil Chao, magnate de Hong Kong, recompensará con más de cien millones de dólares al hombre que conquiste el corazón de su hija. El problema es que Gigi Chao (33 años) es mayor de edad desde hace tiempo, lleva casada con otra mujer bastante tiempo (9 años) y es lesbiana de hace más tiempo (33 años). Gigi tiene fe en el amor y tiene Fe en el amor (Faith in Love), una organización de caridad a la que dedica el tiempo libre. Por eso, avisa: "Mi padre no conseguirá que un hombre me parezca atractivo ni por un billón de dólares, pero sería feliz siendo amiga de cualquier hombre que quiera donar un lote de dinero a Faith in Love". Para el padre magnate es cuestión de tiempo y dinero. Para la hija lesbiana es cuestión de amor y dinero. Para el padre, occidental él en cuanto al dinero pero oriental él en cuanto al tiempo, ambos son infinitos y relativos. Hace un año ya ofreció la mitad de dinero como recompensa, anunciándolo en periódicos de gran tirada. Acudieron más de veinte mil candidatos, aunque ninguno conquistó el corazón de la bella lesbiana. Un año después el padre dobla la oferta. No es cuestión de amor, sino de negocio. El padre quiere a la hija y viceversa. El padre podría chantajear a la hija despidiéndola de la empresa inmobiliaria donde es directora ejecutiva, pero no lo hace, porque "no quiere intervenir en su vida privada, quiere que se case y le dé nietos que hereden su negocio". La hija podría decirle a su padre que se meta en sus asuntos, pero no lo hace, porque "sabe que la quiere, sólo que él es de otra época y le resulta difícil comprender su lucha por los derechos de la comunidad homosexual". Y es que, para colmo de padres, la hija no sólo vive en pecado doméstico, sino que se dedica a defender, como activista pública, los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales a través de Big Love Alliance, asociación que fundó junto a abogados y famosos de Hong Kong. El padre lo hace por amor, por amor paternal. La hija lo hace por amor, por amor homosexual. La fe en el amor es tan importante como la fe en la publicidad.

1 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¿LA CHINA ES LA DE LA FOTO?
¿DÓNDE HAY QUE APUNTARSE?
NO ES POR DINERO...