A fuer de liberal

jueves, 2 de enero de 2014

Foto: Nikolay Biryukov
Decía Indalecio Prieto: "Soy socialista a fuer de liberal". Claro que lo decía en una conferencia impartida en 1921. Si Indalecio levantase cabeza y viese que hoy los que se arrogan la etiqueta de liberales son los más reaccionarios de la derecha española, saldría a la calle indignado. Liberal ya no es lo que era. Liberalismo, posibilismo, reformismo y conservadurismo son cortinas de humo ideológico para ocultar la privatización de lo que es de todos y facilitar el negocio de unos cuantos. Decía Francisco Umbral que "el liberalismo fue muy activo en el XIX, pero luego se ha convertido en una elegante poltrona para biempensantes que todo lo comprenden, todo lo toleran y no se meten en nada". Unos esconden inhibiciones, otros eluden responsabilidades, algunos sacan beneficios. La única acepción de liberal que aguanta el paso del tiempo es la relativa al comportamiento sexual al margen de la moral dominante, mediante la conversión de la perversión en diversión y de la promiscuidad en felicidad. Incluso sin llegar al amor libre de los anarquistas, en el plano afectivo-sexual, a fuer de liberal, uno encuentra vida más allá del pensamiento único. Por ejemplo, según la Fundación Español Urgente (promovida por la Agencia EFE, patrocinada por el BBVA, apoyada por la Real Academia Española de la Lengua y el Instituto Cervantes), que se encarga de velar por el buen uso del idioma español, cuando alguien quiere referirse a los que practican el intercambio de parejas es mejor que utilice el término castellano "liberales" que el anglicismo "swingers". El Centro de Investigaciones Sociológicas todavía no ha hecho estudio alguno sobre cuántos entre los liberales de la derecha española son liberales a la hora de intercambiarse parejas.

4 comentarios:

CALATRAVA dijo...

YO SIEMPRE FUI MÁS DEL COMUNISMO, POR LO DE LAS COMUNAS Y EL INTERCAMBIO DE PAREJAS PARA EL BIEN COMÚN.

Felipe dijo...

A fuer de mamársela cada día al jefe la encargada mantiene el puesto, las pagas y los pluses.

estrella dijo...

Todo eso del intercambio de parejas y las parejas múltiples y las relaciones combinadas está bien si se despoja de la curiosidad y el morbo.
En el momento en que estoy con alguien,somos ese alguien y yo, disfrutándonos el uno al otro.
Si empezamos a preguntar por otros u otras, a comparar, a intentar superar o igualar, a saber más de lo que nos interesa, si queremos estar presentes cuando no es nuestro momento,.....Estamos perdidos.
Aprovechar el momento, entregarnos como si fuera el único y como si fuera la única...y luego, ya es otro momento.
Liberales, si, pero únicas.
Bss
P.D. El liberalismo económico también consiste en aprovechar los momentos de oportunidad y no dar demasiadas explicaciones.

Gallardín dijo...

¿Esperanza Aguirre, la liberal, intercambia pareja?