El culo del científico

sábado, 28 de septiembre de 2013

Foto: Fréderic Fontenoy
El culo del científico no tiene valor científico, aunque se sume a otros culos para aumentar la muestra. Los científicos que levantan sus batas blancas por las calles de Madrid, para mostrar sus culos desnudos, como símbolo de que el gobierno conservador deja la ciencia con el culo al aire, son unos maleducados, porque es de mal educados enseñar el culo en público. Es sorprendente que personas a las que se supone una buena formación demuestren tan mala educación. No obstante, si los mejores estudiantes universitarios, futuros científicos, son tan maleducados que no saludan al ministro de Educación cuando les entrega sus diplomas, ¿qué se puede esperar de estas nuevas generaciones que no se portan como las Nuevas Generaciones? Movidos por los rojos, como autómatas que se creen autónomos, estos becarios e investigadores noveles salen a la calle portando pancartas y enseñando el culo. ¡La vergüenza nacional! En las pancartas los lemas: "Sin ciencia no hay futuro", "En lugar de investigar tenemos que mendigar", "Menos maletas y más probetas", "Menos Ronaldos y más becarios", etcétera. En las voces las quejas: Ana Pintos, becaria seleccionada para ser incorporada al Consejo Superior de Investigaciones Científicas tras años de investigación en USA, está hoy en el paro porque "Nos buscaron a los mejores, nos trajeron y ahora nos tiran a la basura". Junto a los becarios precarios, con el culo al aire, reconocidos científicos que han visto frenados proyectos punteros de la investigación internacional, en materia biomédica por ejemplo. En unos años se ha caído casi la mitad del presupuesto público en I+D+I. A los responsables del gobierno conservador no les importa que los jóvenes científicos españoles se vayan a Alemania a investigar. A los votantes bien pensantes de los conservadores no les importa que los jóvenes científicos españoles se vayan a Alemania a enseñar el culo. Mientras estén aquí, la decencia antes que la ciencia.

Cuando lo importante es lo accesorio

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Foto: Steven Meisel
Siria está en el Próximo Oriente, pero para Europa está en el Lejano Oriente. En la cercana Siria, desde hace un par de años tiene lugar un genocidio, mientras Europa mira con prismáticos hacia Occidente. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el conflicto ha provocado más de cien mil víctimas mortales, de las cuales cincuenta mil eran civiles y seis mil eran niños. Para Europa lo importante no es la masacre continuada, sino la gasificación de los suburbios de Damasco, puntual y brutal. Europa está más preocupada por el método, por lo accesorio, que por el objeto y el objetivo. Es más, en Europa ahora mismo preocupan más los accesorios militares que las acciones militares. El accesorio militar vuelve a estar de moda. Y no hay que olvidar que el accesorio acaba dotando de personalidad a quien lo lleva, porque puede convertir un look anodino en un look exclusivo, cuya importancia resida en el detalle accesorio que dote al portador de un aspecto bélico, marcial, guerrero, pendenciero. En Europa ya estuvieron de moda, durante el pasado invierno, las cazadoras de aviador, las casacas de miliciano, las camisas de camuflaje y las botas "army" con hebillas. Ahora se trata de añadirles gafas de piloto, hombreras varoniles, solapas grandes, botones relucientes, medallas y condecoraciones, cordones con borlas y flecos, etcétera. Importa el accesorio, pero no hay que confundir la parka con la parca.

La muerte de una monja

domingo, 22 de septiembre de 2013

Foto: Brian Ypperciel
La Iglesia, la riqueza, la pobreza, la propiedad de la tierra, la propiedad del planeta, la destrucción de la tierra o la destrucción del planeta son a menudo objeto de nuestras críticas. Las misiones, las selvas, los imperialistas, los indígenas, los hacendados, los sicarios o las monjas son a menudo los sujetos de esas críticas. Pero no siempre. USA, el imperio; Brasil, el país emergente; la Amazonía, el pulmón forestal del planeta; los indígenas, consumidores ecológicos de la selva; los hacendados, explotadores latifundistas de la selva con fines agropecuarios; los sin tierra, trabajadores rurales asociados en un movimiento político-social, de raíz ideológica marxista, que luchan por una reforma agraria que redistribuya la propiedad de la tierra improductiva; los misioneros, proselitistas entre los indígenas del lado de los hacendados. Pero no siempre. Dorothy Stang, monja procedente del imperio, más que proselitismo hacía labor social entre los indígenas y apoyaba a los campesinos sin tierra, por lo que fue asesinada a tiros por sicarios hace ocho años en la aldea amazónica de Anapú (Pará, Brasil). Tras varios juicios y sentencias fallidos, los dos hacendados que ordenaron la eliminación de la monja y pagaron 22.200 dólares por el asesinato han sido condenados a 30 años de cárcel, el autor material de los disparos a 28 años y su acompañante cómplice a 17 años de prisión. En la Aldea Global de McLuhan un crimen en la Amazonía es un crimen contra la humanidad. Las monjas no son todas iguales. Los hacendados, los campesinos y los indígenas tampoco. Los sicarios sí.

La lesbiana tartamuda

domingo, 15 de septiembre de 2013

Foto: Marc Hom
Lady Gaga ha confesado que ha tenido relaciones sexuales lésbicas satisfactorias. En el programa televisivo Watch What Happen (Mira que pasa), la diva ha declarado sin complejos: "Ya he tenido varias experiencias con mujeres; me gustan; las lesbianas son más atrevidas que los hombres heterosexuales; me atraen muchísimo; llevan mejor los pantalones que muchos hombres; no me fue fácil dar con un hombre tan directo como ellas". En América "gaga" significa tartamuda. Lady Gaga no tartamudea, lo dice bien clarito. Ya lo había dicho en la Revista Rolling Stone, reconociendo que "el hecho de que esté con mujeres intimida a sus novios, los hace sentir incómodos". No es el caso de su actual novio, el actor y modelo Taylor Kinney, declarado defensor de los gais. La actitud de Lady Gaga tiene tanto de provocación como de contradicción. Esta Lady Gaga es la misma que, asumiendo la herencia de su infancia en una familia muy católica, explica que "en lo relativo a la familia es muy tradicional; es en verdad una chica de familia; es muy anticuada en cuanto al amor y a la lealtad". Menos mal que a la vez que rezaba la niña escuchaba a Led Zeppelin, Pink Floyd y Bruce Springsteen. Lady Gaga no es gaga, ni está gagá, sabe que la provocación y la contradicción venden en América. Mientras, en España, las lesbianas, tartamudas o no, son discriminadas por lesbianas, por estériles y por pecadoras. Aquí no hay lugar para la frivolidad contradictoria.

Los austriacos y los australopitecos

viernes, 13 de septiembre de 2013

Foto: Nicola Ranaldi
Foto: Nicola Ranaldi
Muchos confunden los austriacos con los australopitecos. Los australopitecos son homínidos del sur, primates bípedos pero con un cerebro similar al de los gorilas u orangutanes. Los australopitecos son los subdesarrollados del sur. Los austriacos son los desarrollados del norte. Los austriacos son homo sapiens que viven en Austria, haciendo más o menos lo que les dictan los alemanes, que son los homo sapiens sapiens que viven en Alemania. Por ejemplo, si Angela Merkel, la más sapiens de los sapiens alemanes, dice que "la crisis ha demostrado lo que ocurre cuando no se respetan los principios de la economía social de mercado, que se basa en la fuerza de la libertad, en el espíritu empresarial y en la disposición al rendimiento", los austriacos la siguen al pie de la letra, aunque también hay austriacos que interpretan las cosas de la economía social a su manera. Según  Der Spiegel, una granjera austriaca ofrecía sus servicios por Internet como ama dominante, dominanta o dominatriz, garantizando maestría sadomasoquista a clientes deseosos de obtener placer a través de torturas convenientemente aplicadas. Hasta ahí todo normal en la desarrollada Austria; a partir de ahí, el fraude económico-social. La granjera austriaca, más habilis que sapiens, esclavizaba a sus clientes obligándoles a trabajar en las faenas de la granja. Del placer del consumidor a la tradicional explotación del trabajador por el capitalista. Menos mal que el sistema reacciona, denunciando a la granjera ante la fiscalía austriaca por prostitución ilegal. Se nota que los austriacos del norte no son los australopitecos del sur.

La nación y la caza

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Foto: Stephan Wurth
Lo que es de la nación es nacional. Lo que es nacionalista es nacional. El diccionario de la R.A.E. define el nacionalismo como "el apego a la propia nación y a cuanto le pertenece, así como la doctrina que exalta en todos los órdenes la personalidad nacional completa". Lo que es real es nacional. Hay muchas instituciones y organismos nacionales, por ejemplo: la Monarquía, la Real Academia Española de la Lengua, la Real Federación Española de Caza o los Parques Nacionales. En el Reino de España su Católica Majestad (tratamiento oficial correcto) pide perdón por haber cazado elefantes en Bostwana: "Me he equivocado, no volverá a ocurrir". El Rey caza, pero lejos. La caza de elefantes es la caza mayor mayor, por el tamaño de la pieza. Es una caza mayor lejana, pero arriesgada. Para no arriesgar la integridad física del monarca, para tenerlo cerca, para tenerlo ocupado, sería mejor organizarle cacerías nacionales en Parques Nacionales. El anteproyecto de ley de Parques Nacionales prohíbe la caza en estos espacios protegidos. La Real Federación Española de Caza, en boca de su presidente, Andrés Gutiérrez de Lara, lo considera una "estupidez grandísima", porque en estos parques son los guardas los que cazan para mantener el control de las especies, quemando sin más las piezas, con el consiguiente coste y despilfarro. Propone que sean los cazadores nacionales los que cacen en los Parques Nacionales. Propone que la economía se imponga a la ecología. Sería mejor proponer que la monarquía se impusiese a la economía para salvar la ecología. Cazando en Parques Nacionales, el rey recuperaría función, recuperaría buena imagen entre sus súbditos, recuperaría su figura nacional. Se recomienda la revisión de La escopeta nacional, de Berlanga. Los señores marqueses de Leguineche organizaban en la finca de "Los Tejadillos" una cacería como Dios manda: con aristócratas, herederos onanistas, ministros opusinos, curas, empresarios, amantes, actrices masoquistas… La vigencia de lo nacional cuatro décadas después del tardofranquismo. Ya dijo Berlanga que "los españoles tenemos una asombrosa predisposición a cagarla".

En las escuelas francesas

domingo, 8 de septiembre de 2013

Foto: Fréderic Fontenoy
Decía Ortega y Gasset: "¿Qué sería de nosotros sin un país inteligente como Francia?". En las escuelas francesas los alumnos disponen, en lugares bien visibles, de la Declaración de Derechos Humanos y la Carta del Laicismo. La carta laica no recoge sólo derechos, también recoge obligaciones. La carta recuerda a los alumnos que tienen libertad de opinión, pero no libertad de contestación ante unos contenidos curriculares que garantizan la neutralidad del Estado en materia religiosa, la prohibición del proselitismo en las aulas, la ostentación de símbolos religiosos, la igualdad entre hombre y mujer, la diferencia entre razón y fe… Algunos dicen que esto se hace en las escuelas francesas para evitar la infiltración y expansión del islamismo. Otros hablan de islamofobia oficial. El ministro Peillon recuerda que "Francia es una república indivisible, democrática, social y laica". El ministro Wert le recordaría que España es cada vez menos republicana, menos democrática, menos social, menos indivisible y menos laica, gracias a las gracias del gobierno conservador que nos desgobierna. Wert, ministro de la buena educación, recordaría a su homólogo que, si "París bien vale una misa", Madrid bien vale unas olimpiadas religiosas. Wert, ministro pendenciero, le recordaría aquel fragmento de Don Juan Tenorio que dice: "Salté a Francia, ¡buen país!, y como en Nápoles vos, puse un cartel en París: "Aquí hay un don Luis, que vale lo menos dos". Parará aquí algunos meses, y no trae más intereses, ni se aviene a más empresas, que adorar a las francesas y a reñir con los franceses". Entretanto, mientras en las escuelas francesas los alumnos leen el decálogo laico, en las escuelas españolas los alumnos leen los diez mandamientos.

El cura, la puta y el cementerio

martes, 3 de septiembre de 2013

Foto: Peter Lindbergh
Relato de verano en el Hemisferio Norte: "El cura, la puta y el cementerio". Podría ser el título irrespetuoso e irreverente de un relato de ficción, pero es la vida misma. Llámese, si se quiere, al cura sacerdote, a la puta prostituta y al cementerio camposanto, pero son lo que son. Los hechos: el sacerdote, Arthur Coyle, de la Archidiócesis de Boston (USA), es detenido por la policía al ser descubierto in fraganti manteniendo relaciones sexuales con una prostituta en el cementerio de Lowell (Massachusetts, USA). La ley civil: el cura, pillado in fraganti e interruptus, es detenido y trasladado a comisaría, donde pasa una noche en el calabozo, hasta que, tras pagar una fianza de 500 dólares (estamos en USA), recupera la libertad, aunque deberá defenderse en un juicio por escándalo público y por contratar los servicios de una puta, lo cual es delito en Massachusetts (estamos en USA). La ley eclesiástica: el sacerdote, Prelado de Honor Superior de la Archidiócesis de Boston, por nombramiento directo del Santo Padre Benedicto XVI, es relevado de sus funciones, ipso facto e in fraganti, no tanto por solicitar los servicios de la meretriz como por servirse de ellos en el camposanto, que, como su nombre indica, es un lugar sagrado. Todo, casi todo, se justifica. Que el cura tenga necesidades físicas e instintivas se justifica porque es hombre. Que contrate servicios personales privados se justifica porque vive en el país del libre mercado. Que contrate servicios de la economía sumergida se justifica porque así protege la imagen de la parte contratada y de la parte contratante. Que la prostitución sea delito en Massachusetts se justifica porque por allí son más moralistas que los vendedores de la moral, no porque les preocupe la explotación sexual de la mujer. Que el cura contrate los servicios de la puta se justifica porque así se evita la pederastia. Que mantengan sexo en el cementerio no se justifica, aunque hay que reconocer que el lugar es tranquilo y no molestan a nadie. Decía César Vallejo: "¡La tumba es todavía un sexo de mujer que atrae al hombre!".

Prohibido sonreír

lunes, 2 de septiembre de 2013

Foto: Reuters
Se trata de activismo feminista, mediante nudismo agresivo. Ellas lo denominan "sextremismo". El espíritu de Femen se extiende de la Europa Oriental a la Europa Occidental; desde Ucrania llega a España, donde, según Lara Alcázar, líder del movimiento en este país, hace mucha falta, porque "la sociedad es especialmente machista y la Iglesia está conectada directamente con el Partido Popular". Para que el poder se sienta incómodo con sus cuerpos semidesnudos, con los pechos al aire, van a comenzar acciones contra la supresión del derecho a la fecundación in vitro de las lesbianas, contra la reforma de la ley del aborto y contra la violencia machista. Femen se adapta a España. En otros países protesta contra la prostitución, contra el turismo sexual, contra el islamismo o contra el catolicismo. Siempre a la contra, "no insultan, no pegan, no muerden; simplemente oponen resistencia". En algún país árabe piden que se las azote y lapide hasta la muerte; en su país de origen piden que se las meta en la cárcel por tenencia ilícita de armas. Para organizarse, actúan como un ejército; para promover la desobediencia civil, proponen una disciplina militar; para prepararse, montan un campamento de instrucción en París; para entrenarse, asumen la estrategia castrense, en los planos físico y psíquico. Mujeres, jóvenes y atrevidas, pintadas y alineadas, repiten arengas como: "¡Mi cuerpo, no tu honor!", "¡Nuestros pechos son nuestras armas!"... Las reclutas asumen órdenes como: "¡Mantened el cuerpo erguido!", "¡Separad las piernas!", "¡Levantad las pancartas!", "¡Expresad cólera!", "¡Prohibido sonreír!"… Quizás la última orden no sea acertada. Como decía Shakespeare, "Es más fácil obtener lo que se quiere con una sonrisa que con la punta de la espada".