La Virgen y la Ley de Costas

sábado, 31 de agosto de 2013

Foto: Andrew Lucas
En España ya no hay costas vírgenes. Por no haber no hay ni vírgenes en las costas. No es cuestión de virginidad, ligada a la naturalidad; ni cuestión de virginidad, ligada a la moralidad; ni cuestión de moralidad, ligada a la religiosidad. Ya ni la virgen marinera protege las costas de España. La patrona de los puertos está en retirada, porque sus pueblos han sido engullidos por urbanizaciones que ya no respetan la costa inmaculada. Pero, es cuestión de falta de moral, de falta de moral en un gobierno que se presenta como virginal. De espaldas a la comunidad científica y a la ética ecológica, los conservadores españoles han decidido que no hay que conservar la costa. El Gobierno de derechas, con la mayoría absoluta y solitaria del PP en las cámaras, saca adelante una nueva Ley de Costas. El argumento para vender la reforma tan habitual como demagógico: la ley anterior, de hace 25 años, no permitía conservar la costa y creaba inseguridad jurídica a los propietarios de fincas, casas o instalaciones inmediatas a la costa. El argumento real tan oculto como evidente: se trata de que la costa no sea un espacio para la protección ambiental, sino un espacio para el negocio privado. No hay que recuperar las burbujas marinas, sino las burbujas inmobiliarias. Los ecologistas de Greenpeace escalan el Congreso de los Diputados y despliegan una pancarta con el mensaje: "El PP vende nuestra costa". Son detenidos y acusados de un delito contra las altas instituciones del Estado. Los diputados del PP, dentro del hemiciclo, aprueban una reforma que legaliza unas 10.000 viviendas que saca del dominio público, legaliza unos 3.000 chiringuitos de playa y prolonga a 75 años las posibles demoliciones, para "evitar la inseguridad jurídica y mejorar la confianza de los inversores extranjeros", según argumento del ministro del ramo. No son detenidos ni acusados de un delito contra las altas y bajas costas del Estado. Los diputados del PSOE presentan un recurso a la Ley de Costas ante el Tribunal Constitucional por rebajar el nivel de protección de los ecosistemas litorales y vulnerar una serie de artículos constitucionales. No son detenidos y acusados de un delito contra las altas instituciones del Estado a pesar de amenazar con cambiar la ley si vuelven a gobernar. ¿Estaba mejor la costa cuando dependía de la Virgen? Dice el refrán popular: "Fíate de la Virgen y no corras…".

El desarrollo precoz

lunes, 26 de agosto de 2013

Foto: Andrew Lucas
En el país más desarrollado del mundo desarrollado el desarrollo precoz se impone al desarrollo sostenible. En Lapeer (Michigan, USA), a las seis de la mañana, un niño de seis años arranca el Ford Taurus familiar para acercarse a un restaurante chino a encargar comida china. Demasiado temprano incluso para los chinos. Mejor así, las calles desiertas y los chinos cerrados aún. El conductor precoz decide darse un garbeo para hacer tiempo antes de comprar comida rápida china, como marcan las pautas consumistas de un mundo tan desarrollado como globalizado. Pegado al volante, de puntillas sobre los pedales, ve más bien poco, da un par de golpes al vehículo y se lleva por delante una señal de tráfico. Cambia de opinión, se adapta a las circunstancias, y decide llevar el coche a un taller mecánico antes de devolverlo al garaje familiar. Algunos vecinos avisan a la Policía de que por la ciudad circula un coche fantasma. La Policía detiene al conductor precoz, al que no somete al control de alcoholemia, para no incrementar el déficit público, como marcan las pautas de austeridad neoliberal. Funciona la autoridad pública, falla la autoridad paterna. Avisado el padre de familia de que su Ford Taurus había sido detenido a cinco kilómetros de su casa y de que su hijo de seis años había sido detenido por conducción temeraria, elude su responsabilidad y admite que el sistema funciona, convencido de que el sueño profundo no es incompatible con el sueño americano. En los Grandes Lagos nació el Manufacturing Belt, el cinturón manufacturero de la industria norteamericana, corazón del desarrollismo industrial del mundo. Ahora en el entorno de los Grandes Lagos hay un Rust Belt, un cinturón oxidado, consecuencia del hundimiento del fordismo. Pero, con niños así, siempre habrá hombres hechos a sí mismos dispuestos a seguir el american way of life, aunque cada vez con más influencia china. El desarrollo es cada vez más precoz… y procaz.

La evolución del mirón de playa

domingo, 25 de agosto de 2013

Foto: Thierry Mugler
El mirón de playa ya no es lo que era. El mirón de playa clásico, heredero de la castración mental franquista, obseso sin sexo, iba a la cercanía de la playa (paseo marítimo, acantilado…), pocas veces equipado con unos prismáticos o una Polaroid de foto instantánea, muchas veces sin equipamiento, para, ojo avizor, detectar disimuladamente a cualquier destetada extranjera que mostraba sus atributos sin disimulos. El mirón actual es más sofisticado. El mirón actual se va a la playa misma, se acomoda con sus amplias bermudas floreadas sobre la toalla floreada, se dedica disimuladamente a fotografiar con un móvil de última generación a chicas en topless, se dedica a grabar disimuladamente en vídeo a chicas en topless, se aplica en acumular anónimamente material para posterior uso digital-masturbatorio privado, se aplica en difundir anónimamente por Internet el material para posterior uso digital-masturbatorio colectivo. El perfil y el fin del mirón es similar (obsesión, disimulo, anonimato); los medios técnicos son distintos. El mirón actual se beneficia de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación; el mirón actual es un experto en comunicación; él, justo él, que tiene un grave problema de comunicación. El mirón actual se considera depositario de un papel social básico en la comunicación, el de intermediario mediático, suministrador de material visual a millones de mirones digitales, que ni tienen que manchar sus pies de arena para gozar de turgentes pechos playeros, que maximizan a su antojo en sus macro pantallas. Internet está llena de imágenes robadas en las playas, para deleite de esos mirones digitales. Habrá quien diga que la playa es un espacio público. Habrá quien diga que, si una no quiere que le vean las tetas, se las tape como Dios manda. Los y sobre todo las que así dicen justifican antes al mirón que a la desvergonzada. Siete de cada diez españoles tienen móvil. Once de cada diez mirones tienen móvil de última generación. Si el mirón cuelga de la red de redes una imagen robada en la playa, la fotografiada está enredada. Si la fotografiada se considera víctima y dispone de tiempo, puede seguir unos pasos. Si consigue descubrir donde está colgada la imagen, puede intentar descubrir al administrador de la página. Si lo descubre, puede solicitarle amablemente que la descuelgue. Si no la descuelga, puede acudir a la Agencia de protección de datos. Si no le hacen caso, puede acudir a un juzgado y demandar a quien proceda. Si demanda arguyendo desprotección del derecho de la imagen y la intimidad, por lo menos no pagará tasas judiciales. Si el juez conoce la Constitución Española sabrá que, según el artículo 18.4, "La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos". Hace unos años en las playas nudistas el mirón con cámara corría el riesgo de que los nudistas se la hiciesen añicos. Claro que los nudistas han sido siempre unos salvajes. Los salvajes nunca han sabido apreciar la belleza del Discóbolo de Mirón.

Que nadie hable de lucha de clases

viernes, 23 de agosto de 2013

Foto: Emre Güven
Que nadie hable de lucha de clases. Hay que hablar de déficit público desorbitado. Hay que hablar de mercado de trabajo colapsado. Hay que hablar de lo pretenciosa que es la clase trabajadora por pretender trabajar. Hay que hablar de que la clase trabajadora se ha ido convirtiendo en una clase ociosa por los subsidios socialdemócratas. Hay que hablar de que el paro es resultado de las imposiciones de los sindicatos a los empresarios. Hay que hablar de la confianza en la clase media, porque todos somos clase media, a la vez que hay que desintegrar a la clase media real. Hay que hablar de la exigüidad de la demanda por la excesiva protección social derivada de políticas de izquierdas desfasadas. No hay que hablar de lucha de clases, porque, a ver si hablando de lucha de clases, caemos en la cuenta de que las rentas del trabajo han sido succionadas por las rentas del capital, como mandan los cánones de la derecha, y por ello las demandas de los pobres no se mueven mientras las fortunas de los ricos se mueven más que nunca. Hay que hablar de movimientos sociales, no de lucha de clases. Hay que hablar de la necesidad de una monarquía social que, por encima del gobierno democrático, por el interés general, lleve a cabo las reformas precisas para evitar el desorden callejero y el conflicto social, es decir, la lucha de clases. Si la monarquía social se muestra inepta, puede valer una tecnocracia social. No hay que hablar de lucha de clases pero está ahí, aunque la lucha está siendo ganada ampliamente por las clases altas, gracias a los tecnócratas que gestionan sus votos y a las clases populares que irreflexivamente les votan. Silencio, por favor, que nadie hable de lucha de clases.

Ni nini ni na

jueves, 22 de agosto de 2013

Foto: Jorge Urbano
Ni estudia, ni trabaja, ni nini, ni na, ni na de na.  Un nini ni na es la musiquilla que se pasa el nini escuchando en su entorno continuamente. El nini es un joven que deserta de la escuela, porque no es para él. El nini es un joven que no trabaja, que ya no emplea el tiempo en buscar empleo, porque ya no hay empleo para él. El nini es un joven que proviene de una familia de clase media-baja, o rebajada por la crisis, que ni piensa ni puede emanciparse de esa familia con cada vez menos recursos, porque ya no es nini sólo el marginal de clase baja. El nini es un joven desocupado que se ocupaba en acudir a entrevistas de trabajo en las que sólo recibía negativas, porque ni había trabajo para él, ni él servía para trabajar. Según datos de Eurostat, en España el paro afecta a seis de cada diez jóvenes en edad de trabajar y cuatro de cada diez son ninis. Según datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, seis de cada diez jóvenes que trabajan están sobre-cualificados para el trabajo que realizan, es decir, trabajan en precario, y sólo tres de cada cien son ninis. Se confunden cifras, conceptos y edades. Mejor, o peor, un dato absoluto: 40.000 jóvenes se han ido de España en lo que va de año para buscar trabajo fuera del país. Ni nini, ni na… ni España siquiera. Como decía Lord Byron, "¿Qué sería de la juventud sin el mar?".

De tetas y libertades

sábado, 17 de agosto de 2013

Foto: Ed Ross
Abraham Lincoln, presidente de la libertad en el país de la libertad, decía que "nadie ha encontrado nunca una definición para la palabra libertad". Sucede que el país de la libertad no es tal. En el sueño americano con la libertad sólo se permite soñar. En cuanto el país de la libertad se despierta, el país de la libertad se convierte en el país de la hipocresía, la beatería, la apariencia y la doble moral. Phoenix Feeley, de 33 años, residente en New York, es condenada a cárcel por hacer topless en una playa del vecino estado de New Jersey. En el país de la libertad la libertad es federal. Hay estados donde Phoenix podría mostrar sus tetas en la playa, hay estados donde dudaría si hacerlo o no, porque la legislación sobre tetas es ambigua, y hay tres estados, de la América profunda (Tennessee, Indiana y Utah), los tres por cierto sin costa, donde, si sacase sus tetas al sol, habría de atenerse a las consecuencias penales, porque el topless está terminantemente prohibido. En el país de la libertad la libertad se valora, se valora, como todo, económicamente. Se podría, pues, convencer a los legisladores de que cada día de reclusión carcelaria de una mujer que muestra sus tetas en la playa tiene un coste económico desproporcionado para el fin corrector que se busca. Se podría convencer a los legisladores de que ver tetas a menudo, más que un pecado cotidiano, es bueno para la salud y permite ahorrar gastos sanitarios. Para convencerles se podría echar mano de la ciencia. La doctora Karen Weatherby publica en New England Journal of Medicine los resultados de una investigación llevada a cabo durante años con cientos de hombres hospitalizados, demostrando que todos aquellos a los que se ofrece la posibilidad de mirar un par de tetas diarias, durante al menos diez minutos, tienen mejor la presión arterial, tienen mejor la circulación cardiovascular y tienen cinco años más de esperanza de vida que los mojigatos que se niegan a mirar su correspondiente par de tetas. Mirando tetas, la excitación sexual aumenta el ritmo del corazón y aumenta el riego sanguíneo, es decir, aumenta el riego y disminuye el riesgo, con el consiguiente ahorro sanitario. Se podría… pero la moral se impone a la economía.

La metáfora del zoo chino

viernes, 16 de agosto de 2013

Foto: Andrey Yakovlev
El Gobierno español es como un zoo chino. Eso es un símil, una figura retórica consistente en comparar expresamente una cosa con otra, para dar una idea viva y eficaz de una de ellas. El Gobierno español, zoo chino, es más que un bazar. Eso es una metáfora, una figura retórica consistente en un tropo mediante el cual se traslada el sentido recto del primer término al segundo en virtud de una comparación tácita. Los medios de comunicación chinos, que, como los medios de comunicación españoles, comunican lo que conviene comunicar, comunican que un zoo, instalado en el Parque del Pueblo de la ciudad de Luohe (Henan, China), tenía entre sus principales atracciones un grupo de leones africanos que en realidad eran mastines tibetanos. Si el zoo no hubiese cobrado dos dólares y medio por la entrada, la cosa habría parecido una broma simpática en un espectáculo circense, propio de la China comunista, para el entretenimiento de las masas populares; pero, si hay dinero privado por medio, la cosa cambia, porque la China capitalista no puede cargar con la losa de la imagen falsificadora en este mundo mercantilizado y globalizado donde todo se acaba sabiendo. Si los mastines tibetanos no ladrasen, los perros disfrazados habrían pasado por leones de la sabana para los ingenuos visitantes adultos; pero han bastado unos cuantos ladridos para que los niños advirtiesen a sus padres de que los felinos, a diferencia de los cánidos, no ladran. Descubierto el enriquecimiento ilícito o la financiación ilegal, porque algunos han ladrado, el sistema reacciona. Por parte del sector público-oficial, la Comisión de Desarrollo y Reforma Local niega que el zoo chino tuviese licencia de actividad. Por parte del sector privado-particular, el empresario se queja de que los ingresos apenas son suficientes para pagar a los empleados y, de ser amnistiado, promete corregir los letreros de las jaulas, de modo que donde pone "leones africanos" ponga "mastines tibetanos". Pero hay más, siempre hay más: la empresa también hizo pasar por especies exóticas de reptiles a ratas de alcantarilla. El zoo chino y el Gobierno español, metáfora diferida.

La piel de Coco Chanel

miércoles, 14 de agosto de 2013

Foto: Steven Lyon
Les gusta estar morenas porque así lo quiso Coco Chanel. Ella hizo siempre lo que quiso y las demás quisieron seguirla. Ella hizo moda de una inesperada exposición prolongada al sol que dio a su piel un tono oscuro que la hacía parecer más sana, más natural, más humana. Antes de Coco Chanel, los ricos querían tener la piel blanca, para diferenciarse de los pobres, que tenían la piel morena, no por naturaleza ni porque querían, sino por los efectos de la naturaleza sobre unas pieles curtidas en jornadas de sol a sol. La piel blanca de los ricos dejaba traslucir las venas de sangre azul. La piel morena de los pobres no dejaba traslucir la sangre roja. Desde los años veinte del siglo pasado Coco Chanel, además de impulsora de la piel morena, fue icono de la modernidad y del modernismo, de la feminidad y del feminismo, del lujo y de la lujuria. Una vida de glamour y savoir faire, pero con manchas en la piel. Hija de ama de casa y vendedor ambulante en familia humilde y numerosa; muerta su madre de tuberculosis, abandonada por su padre en un hospicio, bajo el cuidado de las monjas del Sagrado Corazón de María; en el orfanato "todos los días pensaba en como quitarse la vida, aunque en el fondo ya estaba muerta"; allí aprendió a coser y de allí deseaba salir para ser amada. A partir de ahí, sus amantes; cabaret, escritores, farándula, actores famosos; ficción sobre origen aristocrático, París, Biarritz, aristócratas famosos; sombreros, pilotos, perfumes, duques, barras de labios, empresarios, polvos de rostro, otros polvos… Una superviviente, una oportunista, que colaboró con los nazis, aunque luego sus amantes británicos lavaron su imagen. Su talento y las esencias de naranjo amargo y jazmín, combinadas con la madera de sándalo y la vainilla, del Chanel nº 5 fueron suficientes para relanzarla. Entrevista a Marilyn Monroe: "¿Qué se pone para dormir?"… "Una gota de Chanel nº 5"… "¿Y nada más?"… "Bueno sí, también pongo la radio"… Siempre la piel de la mujer y Coco Chanel. Para algunas Coco era la más feminista. Para unas Coco era la más femenina. Para otras Coco venía de "Cocotte (mantenida).

A los jóvenes no les interesan los políticos y viceversa

martes, 13 de agosto de 2013

Foto: Álex Pérez
A los jóvenes no les interesan los políticos y viceversa. No se trata ya de la Generación X, ni de la Generación Y, sino de la Generación Z. Según el informe Juventud de España 2012, del Instituto de la Juventud, del Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales, a ocho de cada diez jóvenes no les interesa la política. Los jóvenes apenas votan. Eso de la importancia del voto joven es un mito interesado de los pocos jóvenes metidos en política, para demandar-exigir un cambio generacional en los partidos, que, obviamente, cuente con ellos como únicos relevos posibles. Los jóvenes de la Generación X (bautizada así por Douglas Coupland) tienen ya más de 40 años. Los que en su día quisieron dedicarse a la política se toparon con el tapón de la generación anterior, la del baby boom del desarrollismo y de la lucha anti franquista. Algunos consiguieron desatascar su camino ascendente. Los jóvenes de la Generación X eran los de la caída del muro de Berlín, de la caída del modelo comunista, de la caída del sueño americano, de la caída del catolicismo, de la caída del pudor sexual… Ahora son los de la caída del pelo. Los jóvenes de la Generación X ya eran JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados). Los jóvenes de la Generación Z, más preparados aún, heredaron de la Generación X las ansias consumistas, las competencias individualistas, las nóminas mileuristas, las hipotecas ilusionistas, las nuevas tecnologías de la información y las maletas para la emigración. Los jóvenes de la Generación X creían que con ellos había comenzado una nueva era para España. Los jóvenes de la Generación Z creen que con ellos se ha terminado una era perdida para España e incluso se ha terminado España. Cada uno exagera el papel de su generación, pero el país ni comienza ni termina con una generación. A pesar de todo, volviendo al mencionado informe, algunos resultados son sorprendentes. Los jóvenes de la Generación Z dan un notable alto al grado de satisfacción con su vida. Entre los jóvenes de la Generación Z, tres de cada diez consideran que las mujeres no deberían trabajar tanto fuera de casa y deberían cuidar más de sus hijos. Los jóvenes de la Generación Z consumen menos estupefacientes, ¡excepto cocaína, cannabis, tabaco y alcohol! Los jóvenes de la Generación Z reconocen estar informados sobre prácticas sexuales de riesgo, pero siguen practicando sexo de forma arriesgada. Nada comparable al riesgo de la política, en la que algunos siguen y siguen, porque alcanzan un orgasmo múltiple y continuado.

Los políticos no quieren ser niños

sábado, 10 de agosto de 2013

Foto: Frieke Janssen
Ojeando El País, doblado en un mostrador de chiringuito playero, por encima de un hombro desnudo, un día de verano, sorprende el titular: "Los políticos españoles no quieren ser niños". El titular, y el hombro, incitan a la lectura sesgada: "Por primera vez en las nueve ediciones de la encuesta ¿Qué quieres ser de mayor?, de la multinacional de Recursos Humanos Adecco, esta profesión se sitúa en el puesto número seis de las menos deseadas, sólo la eligen el 4,4% de los encuestados, que en su mayoría quieren ser futbolistas (26,7%), en el caso de ellos, y profesoras, en el de ellas (23,1%). El estudio, en el que han participado 1.700 políticos, de entre 35 y 65 años, con y sin discapacidad, revela que un 17,3% de los políticos creen que la clase infantil es responsable de la crisis económica que atraviesa el país. La solución, según ellos, pasa por cambiar a todos los niños que hay en España, independientemente de su familia o curso, bajarles el sueldo y suprimir las dietas y los transportes escolares. Algunos políticos han tenido respuestas más radicales, como un madrileño de 38 años que considera que para salir de la crisis "hay que meter a todos los niños en la cárcel". Una política andaluza de la misma edad opina que hay que "quitar la niñez y así solucionamos el problema". Una política cántabra de 45 años propone "contratar espías en el Gobierno para que persigan a los niños corruptos". La profesión de niño se cuela por primera vez en nueve años en el ranking de las menos deseadas. Incluso algún político, como un andaluz de 49 años, asegura que lo que menos querría es ser Presidente de los niños". El calor, el alcohol y el hombro llevan a sustituir políticos por niños y viceversa. Esas sustituciones son absurdas. Como decía Rousseau, "los niños tienen sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más absurdo que pretender sustituirlas por las nuestras". Entre los niños que responden a la encuesta, uno quiere ser jedi (como el de La guerra de las galaxias), otro miembro de la policía científica (como el de C.S.I.), otro aventurero, otro copiloto, otro probador de videojuegos, otro bailarín callejero de breakdance, otro limpiador de alcantarillas, otro cuidador de cocodrilos… Sorprende más el niño, práctico él, que de mayor quiere hacer cualquier cosa menos los deberes. Sorprende aún más el niño, vago él, que de mayor quiere ser parado. Preocupa más el niño, imitador él, que de mayor quiere ser ladrón. Preocupa aún más el niño, asustado él, que de mayor quiere ser pequeño. En un país donde los niños no quieren ser políticos algo pasa. En un país donde los niños no quieren crecer algo grave pasa. La culpa no es de los niños. La culpa no es sólo de los políticos. La culpa es de todos. Pero, hay que tener cuidado porque, como advertía Concepción Arenal, "cuando la culpa es de todos, la culpa no es de nadie".

La espalda y la levedad del ser

martes, 6 de agosto de 2013

Foto: Guy LeBaube
Si no quieres dar la espalda a la realidad, ponte de frente a la vida. Si la vida te da la espalda, tócale el culo. Si quieres dirigir la orquesta, dale la espalda al público. Si haces muchas reverencias, acabas dándole la espalda a mucha gente. Si no quieres que se suban a tu espalda, no la dobles tanto. Si tienes la espalda ancha, te dan demasiadas palmaditas. Si quieres a tu espalda, cuídala. Tu espalda es importante todo el año, pero el verano es la estación ideal para cuidarla, sobre todo porque el resto del año no lo haces. Del otoño a la primavera desprecias a tu espalda; sabes que está ahí, pero no aprecias ni su función ni su belleza. No estás a la última ni a la penúltima. Se lleva la espalda al aire; pero una espalda bien cuidada, sin imperfecciones y con una piel luminosa. Si quieres lucir espalda, hazte un peeling exfoliante, otro peeling hidratante y luego date un masaje descontracturante antiestrés. Si quieres hacer las cosas como el Dios de la espalda manda, no te hagas un peeling cualquiera, hazte un peeling médico a lo largo y ancho de la espalda, eliminando impurezas e hidratando sequedades. Si quieres una piel turgente en tu espalda, aplícate a continuación un láser de última generación, de tecnología fraccionada, que, con un tratamiento superficial, regenerará tu epidermis y activará la formación de colágeno en tu maltratada espalda. Si quieres una espalda sana, aplícate a continuación un masaje específico, que descontracture las contracturas de la vida por haberte echado la crisis a la espalda. Si quieres que tu espalda sea la envidia en todo sarao estival, recuerda que una espalda que no es envidiada no es digna de serlo. Así es la levedad del ser... en verano.

La nalga capitana

lunes, 5 de agosto de 2013

Foto: Oleg Maidakov
Tocar la nalga capitana es delito en la milicia. En Ceuta (España, África) un sargento fue condenado a diez meses de cárcel por "realizar un movimiento de abajo hacia arriba tocándole los glúteos" a su capitana, en presencia del teniente marido de la misma. El tocamiento no tuvo lugar en el cuartel, sino en una terraza, cuando la capitana se inclinaba para pedir unos cafés. Pero la cosa ya venía de atrás, de otros bares, expedientes y sentencias. La cosa jurídica ya venía complicada por recursos, indicios, agravantes, antecedentes, eximentes, referentes de tribunales varios (Supremo, Constitucional, Derechos Humanos de Estrasburgo). La nalga es una parte del cuerpo humano que levanta pasiones en la sociedad civil. La nalga capitana es una parte del cuerpo militar que eleva el espíritu de la tropa, despierta los bajos instintos de la soldadesca y levanta los bajos de las huestes, adormecidos por el exceso de bromuro vertido cual especia en el rancho. Si ya de por sí cualquier nalga carnosa está formada por los músculos glúteos, y los glúteos mayores se hallan entre los músculos más fuertes del cuerpo, la nalga capitana, sometida a la dura disciplina diaria del uso y el ejercicio, físico y psíquico, está formada por unos glúteos mayores mayores que los de la mayoría de féminas circulantes, que circulan pero no desfilan. Y ya se sabe que unos buenos glúteos resultan irresistibles para cualquiera, sea o no suboficial, sobre todo si pertenecen a una uniformada de rango superior. Asumiendo que glúteo es eufemismo de nalga, el poderío y volumen de la nalga capitana no son factores determinantes, en el plano de la funcionalidad fisiológica, para el cumplimiento de su función principal, la de facilitar el asiento. Asumiendo que nalga es eufemismo de culo, ya se sabe que hay mucho culo de mal asiento. El sargento va de culo. La nalga capitana se merece un respeto, por cuestión de autoridad, autonomía y anatomía.

Fornitura y fornicio

sábado, 3 de agosto de 2013

Foto: Fréderic Fontenoy
Noticia en The Huffington Post: "Condenado por fornicación de muebles". Gerard Streator, estadounidense de 47 años, ha sido condenado a cinco meses de cárcel por abusar sexualmente de un sofá abandonado junto a una carretera, donde fue sorprendido in fraganti por un agente de la autoridad, que declaró con detalle que "el detenido estaba empujando su área pélvica contra los cojines y tratando de complacerse sexualmente a sí mismo mediante el roce de su pene entre las dos almohadillas". Streator tiene nombre de protagonista de thriller de suspense y acción. El policía tiene un nivel de expresión muy superior al de la media de los que levantan atestados o redactan declaraciones. La palabra "furniture" en inglés tiene el significado de mobiliario, de conjunto de muebles, pero no tiene nada que ver con el fornicio, con el acto de fornicar fuera del matrimonio, sea con sofás, sillones o cheslongs. La diversidad lingüística complica la legislación, enreda el derecho internacional. El inglés tiene costumbre de tomar prestadas palabras del francés para darle luego el matiz propio de su jurisdicción. El español también toma palabras del francés, pero a la española; en español "fornitura" ni tiene que ver con el fornicio ni con el mobiliario, sino con los accesorios de los vestidos, es decir, con los botones, cadenas, cinturones, correas, etcétera. No obstante, en España la fornitura es muy cuidada por los partidarios de las prácticas de sumisión a la hora del fornicio (vendas, guantes, medias, botas, tacones de aguja, fustas, látigos, gatos de cola, varas de fresno…), aunque tradicionalmente vienen prescindiendo del mobiliario, salvo que el dominante sea anglosajón, lo cual sucede cada vez más a menudo. No es una fantasía, España es cada vez más sumisa, ya ni se salvan los muebles.

La gorda, el peso y el sexo

viernes, 2 de agosto de 2013

Foto: Jan Saudek
La gorda ha armado una gorda al pretender dejar de ser gorda poniéndosela gorda a su ex de modo reiterado. No es insulto llamar gorda a la gorda, porque ella misma registró su tonelaje en el Record Guinness. La gorda era la más gorda del mundo. Pauline Potter, residente en California (USA), pesaba 133 kilos hace un año. Desde entonces se propuso sustituir la comida basura por la comida verde, sustituir el refresco gaseoso por el agua sin gas y sustituir el antiguo sofá por el antiguo marido. Desde entonces come mucha verdura, bebe mucha agua y folla mucho a su ex marido. Desde entonces ha perdido unos 50 kilos. La gorda es menos gorda sobre todo por el sexo continuado con el hombre con el que ya no está casada desde hace un quinquenio, pero "con el que tiene un vínculo de por vida que no va a desaparecer a corto plazo". Quienes piensen que la gorda folla mucho por salud están equivocados; quienes piensen que la gorda folla mucho por interés están equivocados; quienes piensen que la gorda folla mucho con su ex porque no tiene otro a mano están equivocados. La gorda folla mucho por amor; porque "todavía nos amamos", ha declarado Pauline Potter, que nada tiene que ver con Harry Potter. No es cuestión de magia; es cuestión de pérdida de calorías (400-500 por coito), no de pérdida de cariño. Según Sanidad, la gorda lo está haciendo bien, mejorará su salud y su calidad de vida, aunque no se sabe cómo acabará el ex. Según la Iglesia, la gorda lo está haciendo mal, porque está fornicando fuera del matrimonio, aunque sea con su ex. Según las pasarelas de moda, la gorda lo está haciendo bien, pero no es suficiente pues, pesada la gorda, medida su altura, elevada esa altura al cuadrado, dividido su peso por su altura al cuadrado, el índice de masa corporal de la gorda sigue superando con mucho la cifra de 25, que marca el límite inferior del sobrepeso. Según investigadores de la Universidad de Westminster (Londres, Reino Unido), la gorda lo está haciendo mal, ya que con la crisis cada vez hay más hombres estresados y los hombres, cuanto más estresados, las prefieren más gordas. Según George Sand, la gorda puede hacer lo que quiera, porque "la mujer no existe; sólo hay mujeres cuyos tipos varían al infinito"; claro que George Sand era aquella mujer francesa y baronesa que escribía de maravilla pero firmaba con ese seudónimo masculino mientras los demás hacían la vista gorda.

Las bicicletas son para el verano

jueves, 1 de agosto de 2013

Foto: Roy Stuart
Las bicicletas son para el verano. En Suecia el verano es corto. En Osterlund (Suecia) un hombre de 35 años es detenido por mantener sexo con bicicletas en la calle. Detalles de la práctica erótica: pinchaba la rueda trasera, se sentaba sobre el sillín, se masturbaba mientras la rueda se desinflaba, eyaculaba sobre el sillín. Detalles del daño privado: veinte ruedas pinchadas, veinte sillines manchados, veinte bicicletas inutilizadas temporalmente, perjuicios materiales y morales a los dueños de las bicicletas. Detalles del daño público: incontinencia, exhibicionismo, escándalo. Dudas jurídicas: ¿se puede considerar a una bicicleta víctima de abuso sexual?, ¿se puede grabar con una cámara de vídeo a un acosador eyaculando sobre una bicicleta?, ¿se puede matizar el concepto "montar una bicicleta"?, ¿se puede considerar agravante la eyaculación sobre sillín en plena calle? Los países del norte son desarrollados y discretos. Los países del sur son subdesarrollados y sinvergüenzas. Pero, las bicicletas en verano tienen un atractivo universal. En Las bicicletas son para el verano Fernán Gómez lleva al teatro y Jaime Chávarri al cine a esa familia cuyos padres, Luis y Dolores, son más tradicionales que sus padres. En materia de amores el paso a otra generación no garantiza avances de mentalidad. Mientras, Luisito, a pesar de haber suspendido, pide una bicicleta para el verano. Estalla la Guerra, el hambre, la miseria y las bombas retrasan la compra sine die. Estalla la Crisis, las bicicletas no se respetan ni en los países más ricos.