Madres sin padres

martes, 30 de julio de 2013

Foto: Julia Skalozub
Los conservadores apoyan la maternidad. ¿Por qué no apoyan la maternidad de las lesbianas? Porque para ellos la maternidad sólo se concibe en la familia. Porque para ellos la familia sólo se concibe con papá, mamá y los niños. Porque para ellos las lesbianas no tienen derecho a ser madres. Porque para ellos ya es bastante tener que tragar con una ley socialista heredada que les da a las lesbianas el derecho a ser esposas. Porque para ellos prevalece la religión sobre la legislación. Porque para ellos las orientaciones sexuales son desviaciones sexuales. Porque para ellos las convicciones morales están por encima de los criterios médicos. Porque para ellos la sanidad pública no es un servicio universal. Porque para ellos la reproducción asistida es asistida por ellos y ellos deciden a quien asisten. Porque para ellos gobernar es discriminar. Porque para ellos la reproducción asistida es una cuestión de recursos, no de derechos. Porque para ellos la falta de varones sementales es un problema de las lesbianas, no es un problema de la sanidad pública. Porque para ellos la sanidad privada puede resolver ese problema de las lesbianas. Porque para ellos las lesbianas son un problema. Porque para ellos las lesbianas han de ser invisibles o prescindibles. Porque para ellos las lesbianas han de ser ninguneadas o ignoradas. Porque para ellos los maricones son carne de comisaría y las lesbianas son carne de confesionario. Porque para ellos las pecadoras con varón tienen derecho a ser madres, pero las pecadoras sin varón no. Porque para ellos habría que recuperar la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social y aplicársela a las lesbianas, ya que son un peligro para las familias bien pensantes, en las que, como es sabido, no hay lesbianas... ¿o sí?
Foto: Nicola Ranaldi

Plátanos a la mona

lunes, 29 de julio de 2013

Foto: Mike Dowson
Foto: Mike Dowson
Lanzar plátanos a las monas no debe hacerse en los zoos del Primer Mundo y no se hace en las selvas del Tercer Mundo. Un grupo de salvajes de Forza Nuova, de la extrema derecha italiana, se infiltran en una fiesta del Partido Demócrata y lanzan plátanos a Cécile Kyenge, ministra de Integración, de raza negra y origen congoleño. Lanzar plátanos a la mona es propio de la ideología fascista, racista y machista de tales energúmenos, pero parece más propio de su condición de pre-homínidos. La educada ministra negra resta importancia al desprecio en las redes sociales, desviando la atención a que "con la gente que muere de hambre por la crisis, es triste desperdiciar comida así". Los maleducados salvajes advierten que "la inmigración mata", oponiéndose al plan de la ministra de conceder la nacionalidad italiana a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia. La mona sabe que el derecho a poseer la ciudadanía por el lugar de nacimiento, sea cual sea el origen de los padres, terminará por entrar en la legislación italiana. Los salvajes se comunican por señas y por comunicados: "no podemos regalar la ciudadanía italiana a gente extraña a nuestra cultura; no creemos en un modelo de sociedad multirracial". Se creen dueños de la cultura clásica, pero son dueños de la incultura contemporánea. Se creen miembros de una raza superior, pero son eslabones perdidos en la cadena de la evolución de la especie. La mona sabe que el derecho de sangre (ius sanguinis), el derecho a tener la nacionalidad de los padres, es más propio de los países con emigrantes; la mona sabe que el derecho a tener la ciudadanía por el lugar de nacimiento (ius soli) es más propio de los países con inmigrantes, porque favorece la integración. Los salvajes del asfalto no saben de inmigración ni de integración; se limitan a insultarla como "mona congoleña". La mona es ministra, médica, mujer y negra. Los plátanos...

La felicidad del pollo y la comodidad de los principios

domingo, 28 de julio de 2013

Foto: Dimitris Yeros
El pollo feliz no se para a pensar en la diferencia weberiana entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad. Para el pollo feliz los que él considera principios éticos han de aplicarse siempre, al margen de las consecuencias de su conducta. No sabe el pollo feliz que en la vida, y en la vida política más, la responsabilidad exige tener en cuenta las consecuencias de la conducta y exige adaptar los principios a los fines. No hay que caer ni en el oportunismo ni en el fanatismo. Dejarse llevar por la ola de opinión no deja de ser oportunismo. Aplicar los principios éticos de modo absoluto no deja de ser fanatismo. Como advierte Klappenbach, "la izquierda ha insistido históricamente en los principios ideológicos de su concepción del mundo, muchas veces a costa de obtener resultados intolerables que terminan contradiciendo los mismos principios que postulaba. En una actitud coherente con el predominio de la ética de las convicciones, los principios se pueden permitir el privilegio de ser absolutos y de ejercer una crítica a las contingencias cotidianas, mientras que esas consecuencias están llenas de matices y decisiones complejas. Nada hay más dócil que las ideas. Este fundamentalismo moral, junto con los inevitables personalismos y ambiciones personales, está en la raíz de la frecuente actitud sectaria de los partidos de izquierda, que con frecuencia exigen a sus compañeros de viaje una identificación total con los principios y estrategias propias para considerarlos como tales. No se trata, por supuesto, de renunciar a los principios y caer en el oportunismo acomodaticio; ni de olvidar las utopías, esenciales en el pensamiento de izquierdas; ni de adherirse a la siniestra doctrina del fin justifica los medios; sino de comprender que el objetivo de la acción política consiste en la transformación de la realidad y que la función de las ideas y principios consiste en hacerla posible. Utilizar los principios éticos para evitar el compromiso con las dificultades que entrañan las decisiones concretas necesarias para cambiar las cosas, refugiarse en el reino abstracto de las ideas, implica hacerle un flaco favor a la ética". El pollo feliz no sabe que el posibilismo y el pragmatismo no están reñidos con la firmeza ideológica, sobre todo cuando se tienen posibilidades o responsabilidades de gobierno. Klappenbach advierte que "descalificar a priori cualquier logro parcial bajo la acusación de reformista suele ocultar el deseo de instalarse en la comodidad de los principios generales para no verse en la necesidad de tomar decisiones comprometidas, siempre discutibles y nunca puras". Veamos un ejemplo de pollos felices, medidas reformistas y adaptabilidades capitalistas. Hace unos años la empresa COREN, cooperativa de granjas orensanas que se había convertido en una gran productora de pollos y huevos, recibía de la Royal Society for Cruelty to Animals el primer certificado europeo de Freedom Food, que garantizaba a los pollos unos estándares de vida y muerte dignas. La empresa se congratulaba del premio, merecido porque "COREN se preocupa por el bienestar de los animales en sus granjas, así como del transporte y sacrificio, cuyo objetivo es minimizar el sufrimiento innecesario y mejorar los modelos de las actuales granjas; con ello se pretende mejorar el estado sanitario de los animales y también la calidad final de la carne, evitando el estrés y consiguiendo un pollo feliz". Desde entonces, aparentemente, la felicidad de los pollos de COREN ha aumentado de modo exponencial, gracias a los avances técnicos y las nuevas estrategias de marketing empresarial. La vida de los pollos ha mejorado en las granjas, gracias al control informatizado de la temperatura (33 grados para un pollito al romper el cascarón, 25 grados para un pollo antes del sacrificio), al control de la ventilación (diferente en verano e invierno), al control de los centímetros mínimos por pollo (por encima de la normativa de la UE) y al control de la alimentación (maíz, trigo, cebada, soja, según la edad del pollo). El bienestar y el confort de los pollos parece garantizado; pero, además, la empresa ha explorado otros nichos de mercado que, afortunadamente, suponen aún mejores condiciones para ciertos pollos. La crianza extensiva de pollos de corral, pollos ecológicos y gallinas camperas hace a los pollos cada vez más felices. Sin embargo, la comodidad del corral no garantiza la comodidad de los principios. Ecologistas y vegetarianos fundamentalistas critican las medidas reformistas de COREN y la falsa felicidad de los pollos, así como la propiedad privada y la explotación de los pollos con fines lucrativos. No hay que confundir pollos felices con pollos sin cabeza. La felicidad del pollo no es sólo cuestión avícola y agrícola, también es cuestión ecológica y económica, política y filosófica...

Las fornicadoras perfumadas

sábado, 27 de julio de 2013

Foto: Igor Amelkovich
Las fornicadoras perfumadas no gustan a la jerarquía musulmana. Las fornicadoras no gustan a la jerarquía católica. En el fondo lo que no gusta es que las mujeres forniquen sin depender de jerarquías. En Melilla (España, África), Malik Ibn Benaisa, estudioso del Corán, en oración-arenga de mezquita, retransmitida por la televisión local, llama fornicadoras a las mujeres que van perfumadas por los espacios públicos. La Delegación del Gobierno en Ceuta (España, África), tras denuncia del PSOE de Melilla, pone en conocimiento de la Fiscalía el caso, por si fuese constitutivo de delito por violencia de género o vulneración de preceptos constitucionales. Según Benaisa, las mujeres no pueden llevar la cara al aire, no pueden llevar las cejas depiladas, no pueden llevar las manos descubiertas, no pueden llevar los pechos destapados, no pueden llevar tacones de aguja y no pueden llevar perfume. Benaisa advierte que "el fuerte olor a perfume que una mujer puede desprender de su cuerpo, al pasar por delante de ciertas personas, puede causar pensamientos impuros en algunos hombres débiles". Se trata pues de una medida de protección de los desprotegidos hombres musulmanes. Con similar intención protectora, como medida de discriminación positiva de los desprotegidos hombres musulmanes, Benaisa advierte que las mujeres no pueden llevar la mirada altiva; las mujeres deben llevar siempre la mirada baja, para "no comerse con la mirada a personas del sexo opuesto" (hombres, se entiende). Benaisa, sobre lo del tacón de aguja, simplemente señala que "no usar tacón de aguja es una cuestión de lógica". Ni lógica, ni cultura; fanatismo e incultura. Según la Real Academia de la Lengua, fornicadora es la mujer que copula fuera del matrimonio, perfumada o no. La vida va por delante de la religión y del diccionario.

Poner los cuernos al Papa

jueves, 25 de julio de 2013

Foto: Greg Kadel
Poner los cuernos es pecado. Poner los cuernos al Papa es pecado mortal. Bajo el titular "The people's Pope" (El Papa de la gente), la revista Time dedica al Sumo Pontífice la segunda portada del año, después de que Vanity Fair le hubiese dedicado la suya como "Hombre del año". El Papa, a contraluz y de perfil, aparece con las aristas de la M de Time a modo de dos cuernecillos bermellones que sobresalen de su santa y calva cabeza. Sólo unos rojos endemoniados son capaces de poner unos cuernos rojos al papa blanco. Sólo unos rojos endemoniados son capaces de poner unos cuernos al pontífice cual diablo maligno de las tinieblas del infierno. Esto se podría arreglar reconociendo que el infierno no existe, lo cual llevaría a la no existencia del demonio y restaría importancia a lo de poner los cuernos. De hecho, como apunta Fernando Gracia en El libro de los cuernos, "el hombre es el único animal del planeta que se avergüenza de llevar cuernos". El Papa de la gente no tiene por qué avergonzarse. Pero, el papa argentino todavía no se ha pronunciado sobre el infierno; para el papa argentino el infierno puede esperar. Los papas, a pesar de tener el mismo asesor, el Espíritu Santo, que supuestamente les hace infalibles, han discrepado sobre el infierno. Para el papa polaco "el infierno no es un lugar, sino la situación de quien se aparta del Santísimo"; para el papa polaco el infierno no existe como lugar. Para el papa alemán "el infierno existe y es eterno"; para el papa alemán el infierno "no está vacío", está lleno de cachivaches demoníacos para hacer más dura la mala vida eterna a los pecadores empedernidos, como los que ponen los cuernos al Papa. Están equivocados los libidinosos que se creen que al acostarse con monjas están poniendo los cuernos al Papa. Más cornadas da el hambre.

Halconear

miércoles, 24 de julio de 2013

Foto: Andrew Lucas
Foto: Andrew Lucas
Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, halconear es acción femenina, concretamente, es "dar muestra la mujer desenvuelta de andar a la caza de hombres"; es acción de mujer casquivana, "alegre o ligera de cascos". Sin embargo, halconear, en sentido masculino y sin entrada en el diccionario, es hacer negocio con los halcones. Por ejemplo, el encargado del servicio de cetrería para el control de la fauna en el Aeropuerto de Castellón es detenido por la Guardia Civil por tráfico ilegal de halcones y contrabando de otras especies protegidas. Tiene mérito lo de halconear en ese aeropuerto, que, desde su inauguración, no ha tenido ni aviones ni pasajeros. El aeropuerto es una obra faraónica de los populistas populares Camps y Fabra, presidentes de la Autonomía y Diputación valencianas, en la época dorada de la usurpación de fondos públicos para la especulación partidista y urbanista. Hace unos años la empresa Aeropuerto de Castellón S.L. licitaba un contrato para "control de fauna, desalojo de aves y fauna terrestre, que puedan presentar peligro para el vuelo de aeronaves e instalaciones", por casi medio millón de euros. El halconero ganaba el concurso; los halcones nunca evitaban que las gaviotas volasen hacia los motores de las aeronaves, porque no volaban aeronaves; las gaviotas del PP continuaban volando a sus anchas por los cielos patrios; los billetes no volaban, iban en pesados maletines. La empresa Arte Halcón cobraba sin que los halcones cumpliesen su función en el aeropuerto. La Operación Crisálida de la Guardia Civil contra el tráfico de especies exóticas descubre otros negocios del halconero. Los del aeropuerto rescinden el contrato del certero cetrero. España ya no es país de altos vuelos, ya no está para halconear. No obstante, dice un refrán popular que "aunque la gaviota vuela alta, el halcón la mata"… o algo así.

Alumbramiento

martes, 23 de julio de 2013

Foto: Ellen von Unwerth
Decía Indira Gandhi: "El mundo exige resultados; no les cuentes a otros los dolores del parto; muéstrales al niño". Por algo la India era colonia y la Pérfida Albión era metrópoli. El príncipe Guillermo de Inglaterra y la duquesa Kate de Cambridge han tenido un niño, tercero en la línea sucesoria, si todo sucede como está previsto en un Reino Unido cada vez menos unido. La mitad de los británicos pendiente, la otra mitad indiferente. Gran Bretaña, gran monarquía, gran tontería en torno a la monarquía. Una empresa de la información se adapta a las dos mitades consumidoras, a los dos nichos de mercado. El diario The Guardian abre pestañas para lectores monárquicos o republicanos. Los monárquicos que buscan información sobre los dolores, el parto, el alumbramiento y el alumbrado pinchan en "monárquico"; orientados por el mensaje "pulsa aquí si quieres leer más sobre el bebé real". Los republicanos que no quieren saber nada del recién nacido y de su entorno palaciego pulsan en "republicano"; se les desinforma sobre la realidad del bebé real y se les informa sobre el caso Bárcenas y el alumbramiento de la mafia financiera del partido corrupto que gobierna la pérfida España monárquica, cazadora de elefantes en las sabanas de las colonias británicas.

El sexo estival y la lógica coyuntural

domingo, 21 de julio de 2013

Foto: André Brito
La actividad disminuye en verano. La actividad sexual aumenta en verano. Establecer una relación causa-efecto, en cuanto a que la disminución de la actividad repercute en el aumento de la actividad sexual, entra dentro de la lógica. Entra dentro de la lógica mientras sea coyuntural, veraniego, estival. Establecer una relación causa-efecto entre la falta de trabajo y el incremento del sexo se sale de toda lógica, porque es estructural, anual, quinquenal. Disminución de actividad da aumento de sexo, pero aumento de paro no da aumento de sexo. ¿Disminución da aumento, pero aumento no da aumento? La lógica a veces es ilógica… La distracción logística puede distraer de la distracción estival. La cuestión tiene que ver más con la física y la costumbre que con la dialéctica. Más horas de sol, más luz, más calor… menos ropa. Más estímulo visual, más roce táctil, más segregación de endorfinas… menos control. Más tiempo libre, más contactos, más alcohol… menos inhibición. En suma, más sexo… menos lógica. Prescindiendo de la lógica, que para eso está la fe, los curas advierten del riesgo de contraer múltiples infecciones si se tienen múltiples relaciones sexuales pecaminosas durante el verano. Aplicando la lógica, basta con lavarse tras los contactos, beber mucho líquido, tomar vitamina C y prescindir de los bañadores mojados. Ahora bien, esta lógica es coyuntural, estival, relativa, relativa al estío. No hay que confundir estío y hastío.

Tocamientos impuros

miércoles, 17 de julio de 2013

Foto: Raúl Dap
Para la Iglesia son pecado los pensamientos impuros y son pecado mortal los actos impuros. La Iglesia separa los actos de los pensamientos. El sexto mandamiento: "No cometerás actos impuros". El noveno mandamiento: "No consentirás pensamientos ni deseos impuros". La Iglesia entiende que los actos son tuyos y los pensamientos de los demás; los actos no debes cometerlos, los pensamientos no debes consentirlos. La Iglesia separa los pensamientos impuros de los pensamientos puros. Sin embargo, para la Iglesia todos los tocamientos son impuros; no hay tocamientos puros. Ahora bien, y ahora mismo, en materia de tocamientos la Iglesia es la Casa de Tócame Roque, expresión literaria que San Juan de la Cruz popularizó en un sainete; comparación proverbial para aludir a que en esa casa hay un desbarajuste, un desorden en el que nadie se entiende. Cádiz (España), año 2013 después de Cristo, gobierno católico-apostólico, colegio concertado con ideario religioso… el director, sacerdote y profesor, es detenido por la Policía, acusado de cometer tocamientos impuros a más de una docena de alumnos, obviamente menores de edad. Según fuentes policiales, el cura "efectuaba tocamientos superficiales no consentidos en las zonas erógenas de los alumnos". Si se consultase a fuentes eclesiásticas, probablemente se obtendrían matices teológico-conceptuales sobre la superficialidad, la infancia, el consentimiento y el erotismo. Pero, en el estado en que se halla el Estado aconfesional, no interesa la consulta; salvo que el Estado no sea aconfesional sino ¡Ah, confesional!, en cuyo caso el caso debiera pasar a la Conferencia Episcopal para que analizase la casuística, que ya no sería cuestión de estado. Según fuentes policiales, el cura, además de tocamientos, aplicaba a los alumnos "amenazas y castigos corporales severos". Si se consultase a fuentes eclesiásticas, probablemente se obtendrían matices teológico-conceptuales sobre la disciplina, la severidad, el castigo y el cuerpo, introduciendo dudas razonables sobre tales acciones como eximentes o agravantes. No es de justicia atribuir a la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Cádiz más interés en resolver el caso que a las autoridades eclesiásticas. No es justo, ni necesario, porque la orden religiosa que dirige y se beneficia del centro concertado ha actuado de forma "fulminante", cual rayo de arcángel, cesando ipso facto al cura director. La justicia divina es inmediata, no como la civil, aunque, como apuntaba Santo Tomás de Aquino, "justicia sin misericordia es crueldad". Aún habrá quien opine que la crueldad tiene más que ver con el erotismo que con la religión.

Mascotas y más cosas

sábado, 13 de julio de 2013

Foto: Anoush & Aimee
Apague el televisor, desconecte la radio, cierre el periódico. Mire a su mascota, acaríciela sin parar, sáquela a pasear. La crisis y la vida se ven de otra manera. Los animales de compañía son las buenas compañías. Cuando alguien exclama: "¡Líbreme Dios de las malas compañías!", piensa, por este orden, en banqueros, tesoreros y rateros o, si tiene deformación profesional económica, en las malas compañías, anónimas o limitadas, nacionales o internacionales, que, con sus malas prácticas, han generado esta crisis mundial de confianza. Nueve de cada diez propietarios de perros confían en que sus mascotas nunca les abandonarían, aunque el Gobierno y todos los demás lo hiciesen. ¡Eso sí es confianza! El país tiene un problema de falta de confianza, sobre todo de falta de confianza en quienes lo dirigen, pero… ¿sería mejor colocar un mastín en la presidencia del Gobierno?, ¿sería mejor un galgo al frente de la Monarquía? Dudas metódicas, complejas, provocadas por la crisis y por el calor... Volvamos a la sencillez de las mascotas. El Observatorio de la Fundación Affinity, con la Cátedra de Animales y Salud del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha llevado a cabo un análisis de los vínculos entre propietarios y mascotas, cuyas conclusiones demuestran que las buenas compañías animales resultan básicas para conservar algo de bienestar ahora que las malas compañías se están cargando el Estado de Bienestar. Nueve de cada diez propietarios considera que su perro les da "seguridad y motivación", justo lo que promete y no da el Gobierno. Además, el perro les da "consuelo y afecto"; por eso, ocho de cada diez besan diariamente a su perro (no se tienen datos de cuantos españoles besan diariamente el retrato del presidente del Gobierno o del rey). Con la crisis de confianza, seis de cada diez propietarios confiesan que cuentan a sus perros cosas que no cuentan a nadie más (son pocos los perros que no guardan un secreto de su amo). Los perros son buenas compañías para adultos y niños. Ocho de cada diez adultos creen que su perro es el motivo por el que se levantan cada día, a pesar del Gobierno. Los adultos con perro van menos al médico, tienen menos triglicéridos, menos colesterol y menos tensión arterial; siendo menos afectados por los recortes del Gobierno. Ocho de cada diez niños prefiere jugar con su perro que quedarse absortos ante sus consolas; por otra parte, cuando se sienten tristes prefieren abrazar a su perro que pulsar botones o mirar pantallas. Ahora bien, los españoles son contradictorios por naturaleza. Aumentan las adopciones de perros a la par que aumentan los abandonos de perros. Con la crisis, unos buscan la confianza de un perro adoptado y otros abandonan a su perro por no poder mantenerlo. La mitad de los hogares españoles tienen mascota. Todos los hogares españoles tienen televisor. Nueve de cada diez españoles con mascota ven la tele acompañados de su mascota. Apague el televisor, mire a su perro, acarícielo sin parar, sáquelo a pasear. De momento los alemanes no han dicho que haya que pagar por pasear mascotas.

Las ocho píldoras

miércoles, 10 de julio de 2013

Foto: Martin Kovalik
No es ideología, es economía. Los rojos que piensen lo contrario son unos malpensados. Hace unos años, los socialistas gobernantes decidieron ampliar el catálogo de píldoras anticonceptivas del Sistema Nacional de Salud, con el objetivo de aumentar la oferta para facilitar la prevención de embarazos no deseados. Ahora, los conservadores dejan de financiar las ocho píldoras de última generación más consumidas por las españolas pecaminosas, con la disculpa de que a los laboratorios no les compensa colocarlas en el mercado a precios bajos. Economía, pura economía, nada de ideología. Las ocho píldoras, de nombres foráneos y libidinosos, son: Yira, Liofora, Dretine, Dretinelle, Drosiane, Drosianelle, Drosure y Drosurelle. La ministra de Sanidad, la incorrupta Ana Mato, lo explica con la irrefutable coletilla: "hemos optimizado recursos". La ministra podría haber explicado a los rojos que la píldora es un bien de consumo que atiende a una satisfacción inmediata, pero no a una necesidad vital. La píldora no es como la vivienda, que es un bien de consumo duradero, que permite beneficios colectivos y privados perdurables en el tiempo, atendiendo a necesidades vitales de los compradores y, sobre todo, de los vendedores (ella diría vendedores, no especuladores). La ministra podría haber explicado a los rojos la diferencia entre bienes de consumo y bienes de capital, pero para qué, si los rojos no prestan atención. Además, la ministra no está para dar explicaciones, ni lecciones de economía. Cuando la ministra habla de optimizar recursos, sólo sustituye, estratégica y temporalmente, una palabra de la premisa básica del capitalismo: optimizar beneficios. La ministra no está para teorizar, la han puesto ahí los españoles para que sea ejecutiva; así que ha ordenado a la Dirección General de Cartera Básica del Sistema Nacional de Salud y Farmacia que pase factura de las dichosas pildoritas a las mujeres que no colaboran en su principal función vital, la de procrear hijos para el común bien patrio. Es que, como decía Lorca, "tener un hijo no es tener un ramo de rosas".

Gay confusion

martes, 9 de julio de 2013

Foto: Cristian di Stefano
Bien podría ser Gay confusion el título de una película, que incitase al morbo de la confusión sobre la orientación sexual; pero no es más que un título provocador sobre la confusión generada en torno a la celebración del día del orgullo gay. La confusión lingüística refleja la confusión conceptual. La confusión conceptual refleja la disparidad de intereses políticos y económicos en torno al evento. El simple enunciado de una retahíla de términos escuchados y leídos al respecto debería llevar a la reflexión: gay capitalismo, gay empresario, "gaypitalista", mercantilización de la reivindicación, explotación de la visibilidad, "oligayrquía", construcción de la marca gay, concierto hetero amable, artista hetero festivo, "absurdigay", "pepero armarizado", decadencia de la esencia, renuncia a la disidencia, asunción de patrones hetero normativos, concurso denigrante, endogamia, privatización de la causa, monopolización, colaboracionismo institucional interesado, derechización del asociacionismo, asimilación del movimiento por la ideología dominante, sistema homófobo adaptado, destrucción de la cultura gay, discurso de humo, tacones cercanos, tacones lejanos, etcétera, etcétera. Boxear contra adversarios es difícil; boxear contra fantasmas es inútil.

Artista del PP

sábado, 6 de julio de 2013

Foto: Miguel Sangó
Leticia sobre fondo azul. Leticia Sabater envía un correo a la Diputación de Jaén ofreciéndose como "artista del PP". La Diputación de Jaén es del PSOE. Ella quería haberlo enviado a la Diputación de Almería, que es del PP. El PP desmiente cualquier relación con la "artista del PP". El PP dice que no tiene artistas del PP. Julio Iglesias, Raphael, Juan Pardo, Norma Duval, Inés Sastre, Vega… no son artistas del PP. Sin embargo, Serrat, Sabina, Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos… son artistas de los rojos. Sea o no un montaje publicitario, Leticia sería una buena "artista del PP", porque ambos llevan vidas paralelas. Leticia no es una artista sensu stricto. El PP no es un partido político stricto sensu. Leticia presenta programas infantiles y canta canciones infantiles en una primera etapa. El PP presenta programas infantiles y canta canciones regionales en una primera etapa (electoral). Leticia canta canciones adultas y hace teatro en una segunda etapa. El PP incumple sus programas y hace teatro en una segunda etapa (acceso al poder). Leticia posa desnuda y concursa en realities en una tercera etapa. El PP canta canciones con letra de los lobbies financieros y se prostituye para financiarse en una tercera etapa (negocio). Leticia se vende a los medios en una cuarta etapa. El PP compra los medios en una cuarta etapa (show). Tele basura y política basura de la mano. Siempre tuvo, querido Sabina, la frente muy alta, la lengua muy larga y la falda muy corta. 

De siestas y siesos

miércoles, 3 de julio de 2013

Foto: Bruno Dayan
Siete siestas por semana. He ahí la esencia de la vida, de la vida española. En la vida germana la siesta no tiene cabida. A la hora de la siesta los alemanes leen el Der Spiegel, diario que los españoles no comprenden (ni falta que les hace). Los alemanes no duermen siesta porque son siesos, es decir, bobos y panolis, además de aguafiestas y cenizos. A la hora de la siesta lo que hay que hacer es dormir la siesta, no leer el Der Spiegel. Según el Der Spiegel, la troika presiona el al gobierno conservador español para que suprima la siesta, con la amenaza del rescate bancario, si los españoles siguen durmiéndola. Según el Der Spiegel, la troika presiona y el gobierno español, por supuesto, cede. Según el Der Spiegel, la troika, esto es, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, consigue que los españoles dejen de sestear y sean más productivos. Ningún alemán se lo cree; ningún español lo hace. Los españoles no abandonan la siesta; se abandonan a la siesta. Aquí hay un malentendido por incomprensión lingüística, por incompatibilidad de caracteres o por insuficiencia de descanso. No hay datos sobre cuántos españoles leen el Der Spiegel, pero los pocos que lo leen lo entienden mal. Según el Der Spiegel, los medios españoles han comprendido mal el artículo de Max Höfer, que precisamente se titulaba "¡Viva la siesta!", sin sentido irónico alguno, sino destacando las cualidades de la siesta española. Aclarado el asunto, que dirían los alemanes empíricos; resuelto el entuerto, que dirían los españoles cervantinos. Descubiertos los culpables: periodistas españoles que, como leen mal en alemán, se lo inventan. El subtítulo del artículo de Höfer dice: "El sur de Europa se siente amenazado en su estilo de vida"; el subtítulo que transcriben los periodistas españoles dice: "¿Debería ser el sur de Europa más alemán?". Desde que en las redacciones de los periódicos no dejan que los periodistas duerman la siesta pasan estas cosas. La siesta, tras el almuerzo, tiene por objeto recargar pilas, reponer fuerzas, reunir energías, precisamente para mejorar la productividad. Media hora de siesta, bien encajada en el reloj biológico de cada trabajador español, mejora la digestión, mejora la circulación (sanguínea y rodada), mejora la concentración, mejora la memoria, mejora el aprendizaje... Además, la siesta evita el estrés y la fatiga acumulada, lo que permite al trabajador español un rendimiento mayor (opcional). Sin recurrir al tópico argumento ambiental de las condiciones térmicas del país, en síntesis al calor, hay explicaciones crono-biológicas, científicas, que justifican la siesta. La sangre española baja del sistema nervioso al sistema digestivo después de un almuerzo copioso, provocando una irresistible somnolencia, que conviene afrontar. Los alemanes no caen en que la raíz del problema de productividad está en los hábitos alimenticios. Ellos son partidarios de los desayunos opíparos, los repartos de comidas frugales, las salchichas y las cervezas nocturnas; no entienden que los españoles se peguen atracones de callos, cocidos, fabadas o paellas antes de la hora sexta romana, la de la imprescindible pausa en las faenas cotidianas. Sin embargo, ante la irredenta actitud de los españoles de negarse a cambiar sus hábitos alimenticios, los asesores neoliberales de los alemanes han encontrado una solución por vía indirecta: convencer al gobierno conservador español de que debe recortar las comidas de los trabajadores, reduciéndolas a una diaria, que podrán realizar antes o después de sus jornadas, a elección propia, como corresponde a la doctrina de flexibilidad laboral. Los siesos presionan, los sosos ceden, los españoles sestean. La NASA admite que la siesta refuerza el estado de alerta. Cada vez hay más españoles durmiendo la siesta con un ojo abierto.